Cinco muertos tras impactar un autobús contra el pilar de un puente

Estado en el que ha quedado el autobús tras chocar con un bloque de hormigón. / Eloy Alonso (Reuters) I Atlas

El siniestro de Avilés dejó 16 heridos, cinco muy graves, tras recorrer el autocar 200 metros sin control por una posible indisposición del chófer

EVA FANJULAvilésOLAYA SUÁREZGijón

Alba había quedado para comer con una amiga. José regresaba de su puesto de trabajo en Avilés y Begoña se dirigía a visitar a un familiar. Ni ellos ni ninguno de los otros 18 ocupantes del autobús que salió a las 12:30 de Cudillero con destino a Gijón llegó a su destino. Justo una hora después, a su paso por Llaranes, en Avilés, el vehículo se salió de la vía e impactó de forma brutal contra uno de los pilares de hormigón de un puente.

El trágico balance fueron cinco personas muertas y 16 heridas de diversa consideración, cinco de ellas muy graves, después de que el autobús Alsa que cubría la línea Cudillero-Avilés-Gijón se accidentara.

La Guardia Civil investiga cuál ha podido ser la causa de esté terrible suceso, aún sin concretar. No obstante, se maneja la hipótesis de que el conductor haya sufrido algún tipo de indisposición y/o desvanecimiento que le impidiese controlar el vehículo siniestrado, tal y como apunta la empresa de autocares.

Lo que sí confirmó la Benemérita es que el vehículo que se dirigía a Gijón sufrió una salida de vía cerca de las 13:40 de la tarde, cuando estaba a punto de incorporarse a la autovía tras su salida de la estación de autobuses de Avilés. Los primeros indicios apuntan a que, tras salirse de la carretera, el autocar recorrió cerca de 200 metros sin control hasta colisionar frontalmente contra uno de los pilares que se están instalando en las obras de construcción de los nuevos accesos al Parque Empresarial Principado de Asturias.

El impacto fue de tal magnitud que la mitad anterior del habitáculo quedó completamente destrozada. De hecho, el pilar de hormigón penetró en el interior hasta la tercera fila de asientos del autobús partiendo en dos la parte delantera.

Los primeros en acudir al lugar del accidente e intentar asistir a los heridos fueron algunos conductores y trabajadores que se encontraban en la zona de construcción de un puente sobre la autovía.

A su llegada se encontraron ante un «cuadro dantesco», con algunos de los cuerpos de los fallecidos en el exterior del autocar. La dureza de la experiencia provocó que el conductor de un camión que transportaba material a las mencionadas obras y que se acercó a ayudar, sufriese un cuadro de ansiedad y tuviese que ser asistido por los servicios de emergencia, que posteriormente lo trasladaron al Hospital de Avilés.

Dentro del autocar siniestrado viajaban 21 personas. De los cinco pasajeros fallecidos, cuatro murieron en el acto y el último cuando estaba siendo trasladado al hospital. El resto de los 16 heridos de diversa consideración fueron llevados a al hospital comarcal avilesino, así como al Huca de Oviedo y al Hospital de Cabueñes, en Gijón.

«No sé cómo sigo vivo»

Los fallecidos son tres varones y dos mujeres con edades comprendidas entre los 52 y los 77 años. Dos de ello están aún sin identificar, según confirmó el consejero de Sanidad, Francisco del Busto.

Al lugar del accidente se desplazó un amplio operativo de emergencia integrado por dos UVI-móvil de Avilés y Gijón, así como varias ambulancias de soporte básico y un helicóptero del grupo de rescate de Bomberos de Asturias se evacuó al conductor del autocar hasta el HUCA, que fue operado por la amputación parcial de una pierna.

Los Bomberos desplazaron efectivos de los parques de Avilés y Pravia, además del grupo de rescate de Bomberos de Asturias, que liberaron a las cuatro víctimas mortales además del conductor. Pasadas las cinco de la tarde, y tras el levantamiento de los cadáveres, comenzaron las labores de retirada del autobús siniestrado.

El consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Guillermo Martínez, también se desplazó hasta la zona para seguir de cerca las labores de rescate y traslado de heridos. Aseguró que este es «uno de los peores accidentes de autobús de la historia de Asturias» y destacó la «rapidísima actuación de los servicios sanitarios»

Uno de los heridos, Álvaro Fueyo, relató a este periódico que viajaba en la cuarta fila y que «todo sucedió de manera muy violenta». «El pilar se quedó a pocos centímetros de mi cara. No me creo que siga vivo», admitió el joven avilesino, que pese al impacto salió por su propio pie del autobús gracias a que se pudo abrochar a tiempo el cinturón de seguridad. «Pese a lo que pueda parecer sucedió todo de forma muy lenta. Tuve que saltar por encima del conductor para salir. La gente apenas gritaba. Todo el mundo estaba en 'shock'», aseguró Álvaro.

Más información:

Fotos

Vídeos