«No se trata de ganar el congreso del PP, se trata de ganar las elecciones generales»

Soraya Sáenz de Santamaría posa en una calle aledaña a su despacho en el Congreso antes de la entrevista./Alberto Ferreras
Soraya Sáenz de Santamaría posa en una calle aledaña a su despacho en el Congreso antes de la entrevista. / Alberto Ferreras
Soraya Sáenz de Santamaría

La exvicepresidenta asegura tener un proyecto para que el PP sea una fuerza «absolutamente renovada» y con la regeneración por bandera

RAMÓN GORRIARÁN y NURIA VEGAMadrid

Soraya Sáenz de Santamaría (Valladolid, 10 de junio de 1971) afronta el congreso del PP como una estación intermedia para ganar las elecciones generales, su gran objetivo. No cree, además, que el hecho de haber pertenecido a un Gobierno censurado por la corrupción sea un lastre para la regeneración de su partido. Y en el comienzo de la campaña, desprecia la polémica sobre su enfrentamiento con María Dolores de Cospedal, un asunto «morboso» pero sin recorrido.

-¿Cuándo tomó la decisión de optar a la sucesión de Mariano Rajoy?

-Tras la moción de censura pensé que tenía posibilidades de ayudar a mi partido y vi que podía aportar para ganar las elecciones y así lo valoraron también las encuestas.

-¿Ha sondeado apoyos en las organizaciones territoriales?

-Sí, hablamos mucho con el partido, hablamos mucho con la gente. Creo que tengo un grandísimo tirón entre la militancia porque soy una persona muy reconocible de mi partido. Me han visto en el Gobierno, en el partido y me han visto hacer oposición. He detectado que podía salir y por eso estoy aquí.

-En los últimos seis años y medio su labor ha estado muy centrada en la Moncloa, en el Gobierno.

-El partido nos dio a cada uno una responsabilidad y, en mi caso, decidió que mi trabajo iba a ser de Gobierno, como en 2008 decidió que iba a ser portavoz del grupo parlamentario.

-¿Se arrepiente de no haberse trabajado más el PP en este tiempo?

-Esto del aparato o no aparato son cosas que no entiendo. No estoy en el aparato de Génova desde 2011, pero he trabajado para que el proyecto de mi partido sea una realidad en el Gobierno. Esa también es una tarea de partido muy importante.

-Se dice que Soraya Sáenz de Santamaría sería la vencedora si participaran los votantes del PP, pero ahora solo votan los militantes.

-Entre las bases de mi partido he encontrado siempre mucho cariño y las bases de mi partido son gente muy inteligente que está en la calle. Todos los candidatos les estamos pidiendo su inscripción y su voto, pero yo quiero pedirles su opinión. Se habla de renovar y al PP solo se le renueva dando más voz a los militantes. Quiero un partido muy vivo en el que los militantes tengan muchísimos más cauces de participación.

«Tengo un grandísimo tirón entre la militancia porque soy una persona muy reconocible»

-¿No haber estado en el aparato en esta última etapa le puede beneficiar o perjudicar?

-Si el partido me da su confianza haré que el PP, que no lo es, no sea solo el aparato de Génova y se abra muchísimo más. Que haya PP en cualquier sitio en que haya un militante, porque el partido no es solo nuestras sedes. Un partido en red.

-Dice que las encuestas le sitúan como una buena baza electoral.

-Eso es.

-Pero Cospedal reivindica que ella cuenta con victorias en las urnas. ¿Le puede restar no haber sido cabeza de cartel?

-He estado en las listas en el lugar que el partido ha decidido. Yo gano elecciones cuando las gana mi partido, porque uno solo no gana elecciones.

-¿Es partidaria de que los compromisarios respeten en el congreso lo que haya votado la militancia?

-Tengo que respetar los estatutos. Yo creo que la voz de los militantes es muy importante.

-Pero los compromisarios habitualmente son del aparato.

-Lo entiendo, pero yo siempre donde estoy procuro respetar las reglas, aunque tengamos nuestra opinión.

-¿Ha ofrecido a algún rival integrarse en su candidatura?

-Les he pedido que hablemos antes, durante y después. Este partido tiene que estar el día 21 en perfecto estado de revista para ganar las elecciones municipales y autonómicas. Me presento porque creo que puedo ganar, pero esto no se trata de ganar el congreso, se trata de ganar las elecciones.

-¿En las conversaciones que ha tenido ha incluido a Cospedal?

-Por supuesto.

-¿A José Manuel García-Margallo?

-Por supuesto. El otro día les dije a los de la candidatura de Margallo: «Oye, no sé qué vais a hacer en la primera vuelta, pero después estamos aquí».

-Pero Margallo se ha presentado para que no gane usted.

-Es su opción.

-Y lo justifica por su gestión de Gobierno en determinados asuntos, algo que también se le ha criticado a veces desde el partido.

-He asumido la gestión de las crisis de la manera más eficaz posible. Hay cuestiones que requieren su tiempo, pero con el Gobierno de Rajoy ni Cataluña ha sido independiente ni Puigdemont está en el Gobierno.

-Hay en el PP quien cree que la aplicación del 155 debería haberse hecho antes y con más dureza.

-Los constitucionalistas en Cataluña nos pedían un 155 inteligente. La gente está satisfecha porque la administración les ha tratado mejor que nunca. Vivían mejor con el 155 que con un Gobierno independentista.

«Haré que el PP no sea solo el aparato de Génova y se abra muchísimo más»

-Se le ha acusado de escudarse tras el Consejo de Ministros para no defender al PP en casos de corrupción. ¿No debió implicarse más?

-En estos asuntos de corrupción el partido y quien lo dirige tienen esa responsabilidad. Yo he trabajado en el Gobierno para poner en marcha el programa más amplio contra la corrupción que se ha aprobado.

-¿Pero entiende el reproche?

-Cada uno puede hacer la campaña que estime oportuna. No voy a debatir con mis compañeros, quiero hablar de futuro y quiero un partido absolutamente renovado y que haga de la regeneración su bandera.

-¿Cree que Cospedal se refiere a usted cuando dice que hay quien se escondía?

-No soy intérprete ni portavoz del resto de los candidatos.

-¿Habiendo estado en un Gobierno censurado por la corrupción, usted puede ofrecer regeneración al PP?

-Por supuesto, porque he practicado toda mi vida la ética del trabajo y la ética del esfuerzo.

-¿El aviso de Margallo de que la campaña puede ser la «guerra de las Dos Rosas» a qué le suena?

-Me aburre muchísimo. Esas cosas pueden dar titulares, pero quiero cosas que den votos y confianza.

-¿No prevé una polarización de la campaña entre usted y Cospedal?

-Hay más candidatos y respeto a todos.

-¿Alguno de los proyectos de los demás candidatos podría encajar con el suyo?

-Compartimos muchos principios porque somos del mismo partido. Con la gente de mi partido puede haber distintas formas de enfocar las cosas, pero los principios son los mismos.

-Me refiero al proyecto de Pablo Casado.

-Con Pablo he hablado mucho, los dos hemos sido portavoces y, en eso de dar la cara, nos ha tocado. Esa mili la hemos hecho juntos.

-Pues no la veo compartiendo proyecto o candidatura con Cospedal.

-Mire, María Dolores y yo hemos estado en el mismo Gobierno y hemos coincidido bastantes más veces en nuestras opiniones que lo que usted piensa.

-¿Entonces es una leyenda urbana la enemistad entre Cospedal y usted?

-Un debate entre mujeres es mucho más morboso. Eso acabará cuando una mujer sea presidenta del Gobierno.

-¿Cuáles son sus bazas para vencer?

-Primero, puedo ganar las elecciones generales y en mi partido lo saben. Segundo, le he echado horas a este partido. Tercero, a mí no me duelen prendas en echarme encima la oposición. Cuarto, soy de las que hablan claro en este partido.

-¿Desde cuándo aspiraba a suceder a Rajoy?

-He trabajado 18 años con él y mientras trabajaba con él no pensaba en otra cosa que en ayudarle.

-¿Nunca habló de esta posibilidad en sus conversaciones con él?

-No hablo de mis conversaciones privadas, pero le informé antes de dar este paso.

-¿Si no logra la presidencia del PP se plantea retirarse?

-No me planteo más que ganar las elecciones.

-Antes tendrá que ganar las primarias.

-Vale, pero el objetivo no es ganar el congreso, es ganar las elecciones, primero las municipales y autonómicas, y luego las generales.

«El debate entre mujeres tiene morbo. Acabará cuando una mujer sea presidenta»

-Usted dice que no hay que merendarse la cena...

-Efectivamente, la merienda son las municipales y la cena, las generales.

-¿Y las primarias?

-Un aperitivo entre gente del partido.

-¿Ha pensado en su secretario general?

-No.

-¿Ha hecho algún ofrecimiento?

-No.

-¿Será alguien de su equipo?

-No tiene por qué.

Fotos

Vídeos