Sánchez acusa a Iglesias de dinamitar el diálogo con la convocatoria de una consulta a su bases

De nada han servido tantos apretones de manos. Pedro Sánchez da por rotas las negociaciones y culpa a Pablo Iglesias. La puntilla ha sido la consulta que Iglesias plantea a las bases para elegir entre gobierno de cooperación o de coalición. Falsa consulta, afirma Sánchez, porque no incluye la última propuesta que le hizo por teléfono, la de incorporar dirigentes de Podemos de perfil técnico en algún ministerio. Acusa a Iglesias de no moverse de su posición maximalista, aunque por su parte se cierra a incluir a los dirigentes de Podemos en su Consejo de Ministros por sus diferencias en temas como Cataluña. El presidente del Gobierno en funciones no da por hecho que todo acabe con nuevas elecciones, pero advierte que "después de una investidura fallida, mi candidatura decae, yo ya no soy candidato". No habrá segunda oportunidad.-Redacción-