Precios máximos y contratos más largos, la solución del Gobierno al alquiler de la vivienda

Si antes fueron las hipotecas ahora se trata del alquiler. La escalada de subida de precios, sobre todo en el centro de las grandes ciudades, está expulsando a los inquilinos. Por ello los presupuestos pactados por el PSOE y Podemos el pasado jueves incluyen un modifcación de la normativa del alquiler de vivienda. La medida de mayor impacto, fijar unos precios máximos en zonas determinadas. Este sábado, las alcaldesas de las dos ciudades más importantes de España se mostraron de acuerdo e incluso pidieron más. De momento, su aplicacion es ambigua. Serían los ayuntamientos o comunidades autónomas las que decidan en qué zonas se hacen y a qué precios pero sin concretar como. Hay otros antecedentes, Francia y Alemania ya intentaron limitar los precios en el pasado. La medida del país galo chocó contra la justicia. En Alemania los caseros encontraron encontraron la manera de eludirla. Aún así ambos paíse siguen insistiendo en que es la vía evitar abusos. Para los colectivos en favor del derecho a la vivienda es esencial regular el alquiler turístico y sobre todo controlar a los grandes propietarios de viviendas. El gobierno prevé aplicar medidas fiscales, sanciones o estimulos para sacar al mercado las tres millones y medio de casas vacías que se  calcula hay en España. Ampliar el plazo mínimo de arrendamiento de tres a cinco años y aumentar el parque de viviendas protegidas también aparecen en el acuerdo. Medidas que pueden retraer a los propietarios para poner sus viviendas en el mercado y que, en todo caso, necesitaría aprobarse en el congreso con fragil mayoría con la que cuenta el Gobierno.