Podemos pide al Gobierno de Sánchez que retire los restos de los defensores del Alcázar de Toledo

El Alcázar de Toledo. /Ayuntamiento de Toledo
El Alcázar de Toledo. / Ayuntamiento de Toledo

Entre los enterrados en la cripta del Alcázar se encuentra el golpista Milans del Bosch

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Podemos ha presentado este lunes en las Cortes de Castilla-La Mancha una proposición no de ley para instar al Gobierno de España a retirar del Alcázar de Toledo los restos de los cerca de 200 defensores de este edificio durante las primeras de la Guerra Civil. Entre quienes se atrincheraron del 21 de julio al 27 de septiembre de 1936 en el Alcázar –sede entonces de la Academia de Infantería- por haber secundado el golpe de estado del 18 de julio se encontraban Jaime Milans del Bosch, capitán general que se sumó al golpe del 23 de febrero de 1981 y el general José Moscardó, que fue quien encabezó la sublevación en Toledo en 1936 siendo director de la Academia de Infantería.

La iniciativa de Podemos, que se enmarca en el debate abierto sobre el futuro de los restos de Francisco Franco en el Valle de los Caídos, pide al Gobierno de Pedro Sánchez «que retire del Alcázar los restos de estos traidores a la democracia, estos declarados enemigos de los valores democráticos y de las libertades que, además, son objeto de exaltación», según apunta el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, José Molina.

Foto histórica del entierro de Moscardó en el Alcázar.
Foto histórica del entierro de Moscardó en el Alcázar. / Hermandad de Nuestra Señora Santa María del Alcázar de Toledo

Enterrados en la cripta

De hecho, los restos de Milans del Bosch –fallecido en 1997 a los 82 años y Moscardó –enterrado en 1956 a la edad de 77 años- y de otros dos centenares de militares y civiles que defendieron el Alcázar durante el asedio de las tropas republicanas descansan en un lugar reservado de este edificio: una cripta que puede ser visitada por el público al igual que el despacho de Moscardó, que aún conserva las huellas de los disparos y desperfectos originados durante los ataques republicanos y que forma parte del actual Museo del Ejército.

Dos espacios que los colectivos vinculados a los movimientos de la memoria histórica critican como ejemplos de lugares de peregrinación y exaltación del franquismo.

En la cripta del Alcázar, precisamente, se rezará un polémico responso el próximo 30 de septiembre. Ese día, la Hermandad de Nuestra Señora Santa María del Alcázar, creada en agosto de 1936, finalizará los actos del «solemne triduo» en honor a esta virgen que serán oficiados por el arzobispo de Toledo y Primado de España, Braulio Rodríguez. La imagen de Nuestra Señora Santa María del Alcázar, que el resto del año se venera en la Catedral de Toledo, es trasladada durante esos días en procesión hasta el Alcázar para regresar al templo el día 30, una celebración que los grupos relacionados con la memoria histórica critican año tras año por considerarla una exaltación de los valores franquistas.

 

Más información

Fotos

Vídeos