Persecución al incendiario

En lo que va de año, sólo en Galicia se ha detenido o investigado a 131 sospechosos de provocar incendios forestales. En esta comunidad autónoma ya han ardido casi 6000 hectáreas en 2017. Sin embargo, encontrar a los responsables de cada incendio no es tarea fácil. En las zonas rurales, los vecinos no colaboran. Esto obliga a la Guardia Civil y a la policía autónoma a realizar seguimientos a sospechosos o reincidentes. Hasta un centenar de personas estan sometidas a una vigilancia especial en Galicia. Uno de los últimos detenidos es un presunto incendiario de Ordes, en Coruña, que ya ha sido interrogado por el juez. Se cree que está detrás de casi una treintena de fuegos intencionados.