Bruselas no puede asumir la coordinación del Open Arms hasta que un Estado miembro lo pida

Open Arms

Los actores Javier Bardem y Antonio Banderas piden a Pedro Sánchez que lidere la respuesta europea a la crisis migratoria y exigen un puerto seguro para el barco de la ONG

ISAAC ASENJOMadrid

Ante la indiferencia de los gobiernos europeos, el Open Arms continúa aguardando destino en aguas del Mediterráneo. Los 151 inmigrantes a bordo del buque español, entre los que hay al menos cuatro menores y tres mujeres embarazadas, siguen esperando un puerto seguro al que dirigirse mientras permanecen cerca de la isla italiana de Lampedusa, en aguas internacionales. Ni el Gobierno italiano ni el español se mueven de sus posiciones y siguen tirándose responsabilidades el uno al otro sobre la situación de los inmigrantes. Las voces de rostros conocidos pidiendo la intervención de Pedro Sánchez aumenta a diario y este lunes ha sido el actor Javier Bardem el que ha solicitado al presidente en funciones que lidere en la Unión Europea un procedimiento de reparto de los migrantes a bordo.

En un vídeo difundido por la organización, el ganador de un Oscar por 'No es país para viejos', expresa su apoyo a los cooperantes y a las personas rescatadas del barco. «Uno mi voz a la de otras muchas personas que pedimos al presidente en funciones, Pedro Sánchez, que lidere con España, país de origen de la ONG Open Arms y de todos sus cooperantes, que a riesgo de sus propias vidas salvan la de otras muchas personas, un procedimiento de reparto de todas las personas rescatadas en los diferentes estados de la Comunidad Europea».

A juicio del actor, «España es el país idóneo y justo» para esa tarea por ser el país de origen de esta organización «que tan extraordinario trabajo está haciendo por la dignidad humana, por salvar las vidas de personas que están huyendo de situaciones que no podemos ni imaginar con el único afán de poder sobrevivir y darle un futuro a sus familias, a sus hijos».

La voz de Bardem se une a la de los actores españoles Penélope Cruz y Antonio Banderas, que este fin de semana se pronunciaron sobre la situación que atraviesa el Open Arms. Mientras Cruz pidió a través de Instagram un «puerto seguro ya» para el buque de rescate, Banderas calificó de «horror» esta situación: «Hay soluciones posibles en los temas, iba a decir de África pero son en realidad problemas de norte a sur», dijo.

El presentador de Salvados, Jordi Évole, salió la semana pasada en defensa del Open Arms y pidió al Gobierno de Pedro Sánchez que acoja inmigrantes ilegales. «No sé cómo les vamos a explicar a esas personas rescatadas que van a bordo del Open Arms que después de tantos días no hay ningún puerto seguro de la Unión Europea para ser desembarcadas. Es incomprensible. A las personas que vais en el barco mucho ánimo. Sé que decirlo desde lejos es poco, pero es lo único que nos queda a los de tierra. Y a los Gobiernos que dejen de hacernos pasar vergüenza. Es vergonzoso», dijo el presentador.

El deportista Marc Gasol, el pianista James Rhodes y el periodista Juan Ramón Lucas también se han manifestado sobre este asunto y han mostrado su apoyo a la labor del buque de rescate español.

El pasado viernes, los inmigrantes a bordo del buque recibieron la visita de la estrella de Hollywood Richard Gere. El actor quiso tener un ademán solidario durante sus vacaciones en Italia y llevó víveres a la ONG. Lo hizo vestido con una camiseta de la organización y a bordo de su yate privado en el que colgaba una pacarta que rezaba 'You are not alone' (no estáis solos). El gesto caritativo del intérprete no pasó desapercibido por el lujo que le rodea ante la necesidad de estos náufragos. Hay quien criticó en las redes sociales la puesta en escena con cámaras y fotógrafos, aunque bien es cierto que pese a no llevarse a ninguno en su embarcación -como hizo el Papa con una decena de refugiados en su visita a Lesbos en 2016- fue un detalle muy aplaudido por la tripulación del barco y miembros del Open Arms por la enorme visibilidad.

«Nos arriesgamos a multas inasumibles

El fundador de la ONG Proactiva Open Arms ha reprochado al ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, sus declaraciones en las que les acusaba de ir de «abanderados de la humanidad» y le ha recordado las multas y penas de cárcel a las que se arriesgan por su labor de rescate en el Mediterráneo. «Ponemos en peligro el patrimonio de nuestras familias, porque las multas son inasumibles; la libertad porque podemos acabar en la cárcel y nuestros títulos profesionales; fíjese si no tomamos decisiones para desobeceder una especie de decreto que nos impide rescatar», ha replicado Camps a Ábalos en una entrevista en la COPE.

El barco de la ONG ha logrado evacuar en Malta a ocho inmigrantes mientras esperan un puerto seguro. «La evacuación pendiente de 2 mujeres, con necesidad de atención médica especializada, se llevará a cabo en las próximas horas junto a sus círculos familiares. En total serán evacuadas 8 personas. Malta se hace cargo de esta evacuación», tuiteó la ONG.

La jefa de misión, Anabel Montes, ha explicado por teléfono que se ha logrado negociar el desembarco que las dos mujeres enfermas junto a sus familiares más cercanos, pues separar a estas personas podría haber repercutido muy negativamente en su estado de ánimo.

La Comisión Europea (CE) está en contacto con los Estados miembros de la Unión Europea para explorar soluciones para los inmigrantes a bordo del barco, aunque no ha iniciado todavía una coordinación puesto que ningún país se lo ha solicitado. «No hemos recibido una petición formal de ningún Estado miembro en este momento para iniciar la coordinación, pero hemos contactado con los Estados miembros para explorar posibles opciones en caso de una potencial futura reubicación voluntaria de la personas en el navío», dijo la portavoz comunitaria Tove Ernst.

«Así que no hay una coordinación formal todavía, pero los estamos contactando para ver la voluntad de los Estados miembros de mostrar solidaridad», añadió reiterando el mensaje que la institución ya dio el pasado viernes. Hasta el momento ningún Estado miembro se ha ofrecido a acoger a los más de 150 inmigrantes que permanecen en la embarcación tras ser rescatados hace varios días en el Mediterráneo.