El PP extiende al Gobierno de la Comunidad de Madrid el proyecto político de Casado

El PP extiende al Gobierno de la Comunidad de Madrid el proyecto político de Casado

Ayuso deja la rebaja fiscal en manos de Fernández-Lasquetty, hasta ahora jefe de Gabinete del líder de los populares

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Isabel Díaz Ayuso era su apuesta más personal. También, le advirtieron, la más arriesgada. Y ahora, ocho meses después de su designación como candidata, Pablo Casado ve tras la toma de posesión de la presidenta de la Comunidad de Madrid una nueva oportunidad. Los suyos creen que el Gobierno autonómico les concede la opción de proyectar el programa político con el que aspiran a llegar a la Moncloa y contraponerlo al modelo de Pedro Sánchez. Y, en ese caso, el ejecutivo naciente será un puntal de la estrategia de oposición, pero también del discurso del nuevo PP.

Casado asistió este lunes en primera fila al acto institucional en la Real Casa de Correos, la sede del Gobierno madrileño, donde celebró la conformación de un gabinete que, aun compartido con Ciudadanos, podrá aplicar «las señas de identidad» de los populares. La primera, indicó, la rebaja de impuestos que ha prometido ya Díaz Ayuso y que ha soliviantado a algunos barones del PSOE, que advierten sobre alentar la competencia fiscal entre comunidades.

En el PP sostienen, en cambio, que la rebaja de impuestos está en su ADN y así lo expresaron los presidentes de Andalucía y Castilla y León, que arroparon a Díaz Ayuso. «Si existen islas fiscales van a ser las de los gobiernos del PP en las comunidades», reivindicó Juanma Moreno. Alfonso Mañueco, por su parte, se mostró abierto a que la futura reforma de financiación autonómica permita una armonización fiscal. Pero «a la baja».

En la Comunidad de Madrid, este asunto queda, además, en manos de uno de los hombres de confianza de Pablo Casado, de Esperanza Aguirre y de José María Aznar. Díaz Ayuso hará responsable del departamento de Hacienda al exconsejero de Sanidad Javier Fernández-Lasquetty, desde diciembre en el núcleo duro de Génova. El líder del PP le fichó a finales de 2018 como jefe de Gabinete, tras una etapa en la vicerrectoría de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Quería contar con su colaboración para el rearme ideológico del partido. Ahora pasa a ocuparse de una cartera importante en el Gobierno y trascendente para la formación conservadora.

El presidente del partido celebra el retorno a casa de cuadros, dirigentes y votantes

Preguntado por su sustituto, Casado no ofreció posibles nombres, pero sí reivindicó el equipo que está construyendo, remodelado en julio, cuando designó a Cayetana Álvarez de Toledo, una de las voces más críticas con la gestión de Mariano Rajoy, portavoz en el Congreso. Desde entonces también ha recuperado a Gabriel Elorriaga para coordinar las tres asesorías parlamentarias.

El reencuentro

«Quería que al PP volvieran aquellos que se habían ido -argumentó este lunes-. Creo que lo estamos consiguiendo, no sólo en cuadros y dirigentes, sino en votantes».

Parte de aquel antiguo y del nuevo PP se reencontraron hoy en la Comunidad de Madrid. Aplaudieron la toma de posesión los expresidentes Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón. Cristina Cifuentes lo hizo vía redes sociales. Y en persona se desplazó Ángel Garrido, al frente del Gobierno hasta abril, cuando dio el salto a Ciudadanos. Ahora será consejero de Transportes. Casado insistió en que no hay vetos: «Su decisión de abandonar el partido nos sorprendió a todos, pero ahora hay que quedarse con lo bueno».

Más información: