Un juzgado valenciano decide juzgar a tres tuiteros por incitación al odio

Su historia, su sueño, se hizo conocido en toda España: Adrián Hinojosa, el niño valenciano que soñaba con ser torero. Su historia se conoció en la Plaza de Toros de Valencia, donde se organizó un festival benéfico en favor de una fundación contra el cáncer infantil meses antes de su muerte. Las imágenes de Adrián dando la vuelta al ruedo acompañado por el torero Enrique Ponce llegaron a las redes sociales, donde se pudo ver el apoyo de muchos y la crueldad de unos pocos. Una denuncia del padre por los tweets insultantes desemboca en lo que sabemos hoy: tres personas irán a juicio por incitar al odio contra el joven Adrián.-Redacción-