Un incendio en Badalona deja tres muertos y un bebé en estado crítico

Algunos de los afectados saltaron al vacío para huir de las llamas

CRISTIAN REINO

La cabalgata de Reyes fue este sábado más triste que nunca en Badalona. No hubo recepción oficial a sus majestades, pero se mantuvo el desfile, en el primero de los tres días de luto oficial. Fue el homenaje que el Ayuntamiento tributó a las tres personas que horas antes perdieron la vida en el incendio de un piso en un bloque de 10 plantas del popular barrio de Sant Roc, muy cerca de Barcelona.

A las 9 de la mañana, el edificio se convirtió en un coloso en llamas y en una trampa mortal para quienes en esos momentos aún estaban en la cama o acababan de levantarse. La trágica víspera de Reyes se saldó con tres víctimas mortales: una anciana de 92 años, que vivía en la novena planta, y dos personas más (aún sin identificar al cierre de esta edición), que vivían en la octava. Además, un bebé fue ingresado crítico en la UCI pediátrica del Hospital Vall d'Hebron tras haber inhalado humo, y dos adultos más se encontraban gravemente heridos en un centro hospitalario.

Se da la circunstancia que estas dos últimas personas resultaron heridas como consecuencia de las lesiones que se produjeron tras saltar por el balcón para huir del fuego y el humo. En total, una treintena de personas tuvieron que ser atendidas por los servicios de emergencia. 16 fueron trasladadas al hospital y 13 fueron tratadas en el lugar de los hechos. Los vecinos del bloque entero fueron desalojados por la fachada a través de las escaleras de los bomberos y aunque en principio el incendio no afectó la estructura del edificio, se daba casi por hecho que la noche de Reyes la tendrían que pasar fuera de sus casas. A lo largo de la tarde, todos ellos fueron acompañados por los bomberos para que pudieran recoger sus pertinencias. No así los vecinos de los bloques contiguos, que pudieron regresar a sus domicilio.

Al cierre de esta edición, se desconocían las causas del incendio en el bloque situado en el número 244 de la avenida Marquès de Mont-roig de Badalona, una barrio de gente trabajadora, de edificios altos, entrados en años y con las instalaciones deterioradas. Pero sí se sabía que el fuego se originó en la planta baja y que se propagó de inmediato a través de la escalera hacia los pisos superiores. Se especulaba, en cualquier caso, con que el incendio se habría originado en la planta baja, por una supuesta sobrecarga eléctrica, pues según apuntó alguna asociación de vecinos se habían instalado en el inmueble unos okupas que 'pinchan' la luz.

Demora

Los Bomberos de la Generalitat recibieron el aviso a las 9.09 de la mañana e informaron que en diez minutos los primeros agentes ya estaban sobre el terreno. En unas dos horas, el fuego ya estaba controlado. Algunos vecinos, en cambio, criticaron que la demora llegó a cerca de los tres cuartos de hora. De hecho, residentes de la zona relataron cómo participaron con sus propias escaleras en las labores de rescate. Es el caso de Amir, un joven que llegaba a buscar un compañero de trabajo y que utilizó la escalera que llevaba en la furgoneta para rescatar a vecinos del primero y el segundo piso.

También Yassine Maati, un joven marroquí de 38 años. Salvó a sus dos hijos y al hijo de un vecino a través de una escalera y aprovechando los conductos del aire acondicionado. Vecinos de la zona relataron escenas dantescas de cómo huyeron algunos de los residentes de sus casas. Hablaron incluso de que los del séptimo y el octavo piso lanzaron los colchones por el balcón para amortiguar sus caídas. Los afectados criticaron también que cuando llegaron los servicios de emergencia solo llevaban una escalera elevable y que la segunda tardó otros tres cuarto de hora en arribar. Los Bomberos negaron la tardanza.

Otro muerto en Llagostera

La tragedia se cebó este sábado con Cataluña, ya que horas después del mortal incendio en Badalona, un suceso similar tuvo lugar en La Llagosta (Girona), donde perdió la vida una persona en un incendio declarado al mediodía en un bloque de nueve pisos. Dos personas más resultaron intoxicadas.