Podemos ofrece su apoyo al Gobierno a cambio de 20 medidas sociales

Iglesias propone a Sánchez un pacto para aprobar los Presupuestos del año que viene y agotar la legislatura

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Pablo Iglesias aparcó este viernes su insistencia en formar un Gobierno progresista de coalición y tendió la mano a Pedro Sánchez. El líder de Podemos ofreció al jefe de Ejecutivo el apoyo de los 67 diputados de su grupo parlamentario durante lo que resta de legislatura. Se trataría, en cualquier caso, de un respaldo insuficiente para legislar en una Cámara baja en la que la mayoría absoluta está fijada en los 176 escaños, 20 más de los que suman PSOE, Unidos Podemos, Compromís y Nueva Canarias.

«Si Pedro Sánchez quiere, estamos dispuestos a ser su principal socio de Gobierno», señaló hoy el líder morado en la primera reunión tras la moción de censura del Consejo Ciudadano de Podemos, el máximo órgano de decisión de la formación entre asambleas. No obstante, si el jefe del Ejecutivo aspira a ganarse el apoyo de los morados y sus confluencias, deberá atender a unas exigencias que Iglesias resumió en 20 medidas de marcado contenido social. Algunas de ellas, como blindar la subida de las pensiones al IPC, la derogación de la ley mordaza o la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad son iniciativas comunes a ambos partidos. Otras, en cambio, parecen más difíciles de asumir para el Gobierno, más aún cuando se encuentra encorsetado por los Presupuestos heredados del PP. Entre estas exigencias de casi imposible cumplimiento se encuentran la subida del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.000 euros, la aprobación de una renta mínima garantizada, el cierre de los centros de internamiento de extranjeros (CIE) o el mantenimiento del carácter público de los bancos y cajas nacionalizados durante la crisis.

Iglesias asumió este viernes que se trata de objetivos ambiciosos y por eso condicionó la ejecución de buena parte de sus iniciativas a la aprobación de los Presupuestos del año próximo. Si Sánchez logra sacar adelante esas cuentas, Podemos es partidario de agotar la legislatura, aunque ello conlleve ver los toros desde la barrera al no formar parte del Consejo de Ministros.

No quedarse atrás

Con sus 20 medidas, Iglesias y los suyos tratan de marcar la agenda progresista al Gobierno o, al menos, de no quedarse descolgada de ella. Podemos se enfrenta a un dilema. Como fuerza de izquierda está obligada a apoyar a un Ejecutivo que, de momento, ha mostrado un talante marcadamente progresista. El propio líder morado reconoció los logros del Ejecutivo socialista en su primera semana de vida, en la que Podemos no ha escatimado elogios ante la elección de un Consejo de Ministros compuesto por una amplia mayoría femenina o por la decisión de Sánchez de acoger a los 629 migrantes rescatados por el 'Aquarius' en aguas del Mediterráneo.

El peligro para Podemos se mide en clave electoral. Y es que el éxito de un Gobierno del PSOE puede suponer una losa para los de Iglesias, más aún sí Sánchez logra sacar adelante medidas sociales de calado que puedan reconciliar a los socialistas con parte del electorado progresista que les abandonó en favor de Podemos. De ahí la necesidad de que los morados remarquen su perfil izquierdista con exigencias que para el Gobierno puedan resultar casi imposibles de cumplir.

Las direcciones nacional y andaluza liman asperezas

Pablo Echenique y Teresa Rodríguez mantuvieron este viernes un primer encuentro para tratar de resolver la crisis abierta entre las direcciones nacional y andaluza. En el fondo de la cuestión se encuentra el deseo de la líder regional, perteneciente al sector anticapitalista, de dotar de autonomía a su organización, a la que, en la práctica, pretende convertir en una nueva confluencia de Podemos. Madrid, en cambio, no está dispuesto a perder el control del partido en la comunidad autónoma que más escaños aporta al Congreso. El encuentro sirvió para limar asperezas pero se cerró sin acuerdos concretos.

Fotos

Vídeos