La huella del temporal sigue siendo visible en Barcelona

25 metros de largo que cayeron a plomo derribando el muro de una casa y aplastando los coches de los vecinos. Una imagen descriptiva de los daños que ha causado la tormenta. Los destrozos siguen siendo visibles en Cunit, playas destrozadas y agua aún estancada en pistas de baloncesto, como la del paseo marítimo. La tormenta desciende por el Levante. Gran tromba de agua la que ha caído en San Miguel de Salinas, en Alicante. La costa alicantina está en riesgo por fuertes tormentas. Cielo amenazante en Denia y también un mar revuelto que se ha comido lo poco que quedaba de playa.-Redacción-