El entrenador de la Escuela del Málaga detenido ponía vídeos porno a los menores en su casa

Policías nacionales analizan dispositivos intervenidos en la vivienda del entrenador arrestado. /SUR
Policías nacionales analizan dispositivos intervenidos en la vivienda del entrenador arrestado. / SUR

La Policía considera que el sospechoso facilitó drogas a sus víctimas

JUAN CANO Y ALVARO FRÍASMálaga

Conforme avanza la investigación se van conociendo nuevos detalles sobre la forma de actuar que, supuestamente, tenía el entrenador de fútbol de 26 años vinculado a la Escuela del Málaga detenido inicialmente por corrupción de menores y contra el que recientemente se ha sumado otro presunto delito de abusos sexuales. Según informaron ayer desde la Comisaría Provincial, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que se han hecho cargo de las pesquisas consideran que el arrestado habría invitado a algunas de sus víctimas a su casa. Allí, aseguraron, les habría mostrado vídeos de contenido pornográfico y les habría facilitado sustancias estupefacientes.

Además, tal y como adelantó ayer este periódico, los policías nacionales también han identificado a otras 18 nuevas posibles víctimas en este caso, que saltó a la luz hace apenas un mes, cuando se produjo la detención del entrenador. Pero las pesquisas habían comenzado mucho antes, en concreto, el 18 de octubre del año pasado, después de que el padre de un menor interpusiera una denuncia en la que relató que su hijo estaba siendo extorsionado por un usuario de Instagram.

Tras ello, la Policía Nacional rápidamente localizó otras cinco denuncias más relacionadas con los hechos investigados. A través del análisis de las denuncias, los investigadores pudieron establecer un nexo común entre todas las víctimas. Y es que, pese a que los menores no se conocían entre sí, se daba la circunstancia de que todos estaban federados en distintos equipos de fútbol malagueños. Asimismo, los agentes también constataron que los denunciantes eran amedrentados desde diez perfiles distintos que guardaban cierta similitud entre ellos.

Aunque hay 24 víctimas identificadas, los agentes siguen trabajando para determinar si hay más

Desde la Comisaría Provincial explicaron que los agentes averiguaron que las conexiones a Instagram se realizaban principalmente desde un equipo informático instalado en una vivienda de Málaga donde vivían varias personas. Con el objetivo de determinar la posible autoría, se realizaron múltiples gestiones que condujeron a los investigadores hasta uno de los hijos de la familia.

Los policías nacionales constataron que la persona que se encontraba tras los falsos perfiles en Instagram era el joven de 26 años, según apuntaron desde la Comisaría Provincial. Fue entonces cuando los agentes relacionaron al sospechoso, que ejercía hasta entonces como entrenador y ojeador, con el mundo del fútbol infantil en Málaga.

Finalmente, fue detenido a finales del pasado mes de mayo. El arrestado, tras ser puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 12 de Málaga, en funciones de guardia, donde negó por completo los hechos; fue enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza por un presunto delito de corrupción de menores.

Precisamente, fue tras saltar a la luz la noticia de su arresto e ingreso en prisión cuando empezaron a identificarse a nuevas posibles víctimas, además de las seis iniciales, ya que algunos padres llamaron a comisaría para comunicar sus sospechas de que sus hijos hubieran mantenido contacto con el individuo.

Sin embargo, el grueso de las víctimas han sido localizadas después de que los agentes analizaran los dispositivos informáticos intervenidos en el registro del domicilio del entrenador. Los policías se incautaron de tres teléfonos móviles, un disco duro, tabletas y un ordenador portátil. En un primer estudio de los dispositivos, se descubrió la presencia de archivos con contenido pedófilo –como vídeos, conversaciones desde los perfiles denunciados, etc...–.

Entre las 18 nuevas víctimas localizadas se ha identificado a un adolescente al que el sospechoso habría realizado supuestos tocamientos en una ocasión en la que el chico se quedó a dormir en su casa, de ahí que ahora se le atribuya también un presunto delito de abusos sexuales.

Desde la Comisaría Provincial indicaron que de todo ello se ha dado conocimiento al Juzgado de Instrucción número 11 de la capital, que es el que se ha hecho cargo de la investigación. Por su parte, los policías nacionales continúan con las gestiones pertinentes para determinar si existen más víctimas.

 

Fotos

Vídeos