El Consejo General de Enfermería denuncia a una discoteca de Madrid por usar como reclamo azafatas disfrazadas de enfermeras ligeras de ropa

Están hartos del estereotipo de la enfermera sexy. No hay carnaval en el que no triunfen este tipo de disfraces que ofrecen una imagen distorsionada del colectivo. Uniformes ajustados, grandes escotes, medias de rejilla y hasta tacones, una indumentaria muy alejada de la realidad. Algunas grandes superficies los han censurado, pero son fáciles de conseguir en muchas tiendas y en Internet. En este tipo de fiestas, como la denunciada en Madrid, los hombres hacen de médicos, pero con bata y vaqueros, bien tapados y muy lejos de la imagen que dan sus compañeras.-Redacción-