Cesáreo, el ejemplar que evitó la extinción del porco celta

El porco celta, hasta hace muy poco en peligro de extinción, goza ahora de un proceso de recuperación. Decisivo ha sido un enorme cerdo que hace años fue indultado por su pureza genética. Cesáreo posa como un profesional y desfila como un modelo, moviendo con gracia sus 300 kilos de peso. A sus cinco años ya debería haberse convertido en jamones. Pero lo han indultado. Se ha salvado del matadero por sus buenos genes y su docilidad, tanta que incluso ha desfilado en plena ciudad de Lugo ante la corporación. El porco celta es una raza autóctona que hace unos años comenzó a recuperarse en Galicia. Cesáreo, con sus múltiples descendientes, es uno de los responsables.