Casado y Rivera niegan su apoyo a la investidura de Sánchez por sus pactos en Navarra

Pablo Casado y Albert Rivera, en Bruselas./
Pablo Casado y Albert Rivera, en Bruselas.

El presidente del Gobierno denuncia que PP y Ciudadanos buscan el bloqueo de la legislatura y la repetición de las elecciones

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

Pablo Casado y Albert Rivera se han reafirmado este jueves en Bruselas en su negativa a facilitar la investidura de Pedro Sánchez. A sus argumentos habituales, han añadido el de «los pactos» de los socialistas con los independentistas y los nacionalistas en Navarra para arrebatar a la derecha el Gobierno de la comunidad foral.

Los líderes del PP y Ciudadanos han acudido a la capital comunitaria para participar en las reuniones de sus respectivos grupos europeos, pero la negativa a la investidura de Sánchez ha copado sus discursos. «Quiero mandar un mensaje claro a Pedro Sánchez: no se puede estar con Bildu, los proetarras, y al mismo tiempo pedir que se abstenga el PP (en la investidura)», advirtió el presidente de los populares. «Sánchez prefiere apoyarse en Batasuna y el PNV con un acuerdo de la vergüenza, de la infamia», y con esos argumentos, ha subrayado el líder de los liberales, no puede pedir nuestra colaboración para su investidura.

El presidente del Gobierno también ha viajada Bruselas para la reunión del grupo socialista europeo previo a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y ha reclamado a los dos partidos que renuncien «al cordón sanitario» sobre los socialistas y no obstaculicen su investidura. Con esa actitud negativa, ha subrayado Sánchez, solo buscan «el bloqueo y que haya nuevas elecciones».

PP y Ciudadanos tienen que asumir su «responsabilidad» en la gobernabilidad de España, ha rematado. El líder socialista, a diferencia de Casado y Rivera, no ha hecho ninguna mención a la situación en Navarra y su relación con la investidura.

La socialista navarra María Chivite puede ser la próxima presidenta de esa comunidad con el apoyo de los nacionalistas vascos de Geroa Bai (alianza que capitanea el PNV), Podemos e Izquierda-Ezkerra, y con la abstención de EH Bildu. Su elección cerraría el paso a Javier Esparza, líder de Navarra Suma (coalición de UPN, PP y Ciudadanos), que fue la lista más votada en las elecciones y cuenta con 20 escaños.

El miércoles esta alianza permitió que un diputado de Geroa Bai se convirtiera en presidente del Parlamento navarro y que un representante de la izquierda abertzale entrara en la Mesa de la Cámara. El Gobierno ha negado hoy que exista un acuerdo con EH Bildu. «El PSN ha cumplido escrupulosamente con su palabra no pactando ni con Navarra Suma ni con EH Bildu», ha remarcado hoy la ministra y portavoz gubernamental, Isabel Celaá.

Lo de Navarra marca «un antes y un después» en la actitud de Ciudadanos hacia los socialistas, ha avisado el presidente de Ciudadanos. «O se está con los constitucionalistas demócratas que condenan la violencia etarra o se pacta con aquellos que intentan blanquearla«, ha completado Casado.

Rajoy apuesta por un pacto entre PSOE y Cs para gobernar

Dadas las dificultades de gobernar en minoría, hay una suma, la de PSOE y Ciudadanos, que, aun siendo «poco probable», a Mariano Rajoy le parece que conformaría una «sólida mayoría» para el mandato de Pedro Sánchez. El expresidente abogó hoy, en el Foro Premium del Atlántico, en Tenerife, por cerrar «pronto» un Ejecutivo y alejar el fantasma de la repetición electoral. Recordó que en 2015 propuso una gran coalición entre el PP y los socialistas. Y, a su juicio, sea cual sea ahora la fórmula, lo deseable sería un Gobierno «lo más moderado y centrado posible» sin necesidad de los independentistas.

Más información