El campeón sin papeles pierde la carrera por la nacionalidad

Le llaman "El de la mirada humilde" y "La sonrisa de la montaña", pero para Zaid Malek hoy es uno de sus días más tristes de su vida. A las doce de la noche caduca su permiso de residencia. Las carreras le han quitado tiempo de la recogida de aceituna en Baena (Córdoba) y este año no ha podido completar los 180 días de cotización. Su pasión es la montaña. Escalaba los picos de su Marruecos natal, cruzó a España hace 14 años escondido en un camión y se puso a subir y subir hasta llegar a lo más alto. Ganando pruebas nacionales e internacionales. Toda su vida ha sido una cuesta arriba, encontrando obstáculos a cada paso. Pero siempre acaba cruzando la meta para que su querida montaña no entristezca.-Redacción-