Aumentan los casos de sumisión química en las urgencias de los hospitales

En muchas ocasiones, las violaciones vienen precedidas de ingesta de alcohol y drogas, que a veces consume la víctima de forma voluntaria, y otras muchas veces, se las suministra el agresor sin su conocimiento. En las urgencias de los hospitales cada vez detectan más casos de personas que llegan después de haber sido narcotizadas y haber sufrido agresiones sexuales y otros tipos de delitos. Es lo que se conoce como sumisión química. Sumisión química puede definirse como "la agresión sexual, robo, extorsión y/o maltrato, sufridos bajo la influencia de sustancias psicotrópicas". En los últimos años se ha multiplicado la detección de este tipo de delitos. La mayoría son delitos de índole sexual. Y las víctimas son principalmente mujeres jóvenes, aunque también hay cada vez más casos de hombres y de personas mayores a las que drogan para robarles. El relato de las víctimas suele ser confuso. Por eso, el Hospital Clínico San Carlos creó un protocolo en el que se van inspirando también otros centros sanitarios para la rápida detección de estas agresiones. Como son sustancias que se eliminan del organismo de forma muy rápida, conviene tomar las muestras de orina y sangre de forma también muy rápida. Estas muestras se mantienen después bajo cadena de custodia, para que puedan servir como prueba ante un juez. Los psicotrópicos que se utilizan son muchos, hay hasta 80 tipos. La mayoría se mezclan con el alcohol pero también hay por vía inhalatoria o por la piel. Para ayudar a su detección, existen pajitas o esmaltes de uñas que cambian de color al contacto con estas sustancias.-Redacción-