El adiós de Sáenz de Santamaría a la política pone fin al 'sorayismo'

Sáenz de Santamaría charla con Casado y Báñez en el Congreso./Juan Carlos Hidalgo (Efe)
Sáenz de Santamaría charla con Casado y Báñez en el Congreso. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

El grupo queda desactivado y los afines a la exvicepresidenta aceptan su lugar en el nuevo PP

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

La despedida de Soraya Sáenz de Santamaría ha puesto punto y final a una corriente que aspiró a tomar las riendas del PP y que, paradojas de la política, aun habiendo llegado más lejos que María Dolores de Cospedal, resultó ser la gran derrotada del congreso de renovación del partido. La decisión de la exvicepresidenta del Gobierno de renunciar al escaño y abrir una nueva etapa personal ha propiciado que los últimos resistentes de su núcleo duro hayan accedido a ocupar un lugar -a veces, testimonial- en el proyecto de Pablo Casado. Quizás el más elocuente fue el jueves Cristóbal Montoro: «Esta vida es así, va y viene. ¡Qué le vamos a hacer!».

El extitular de Hacienda ejerce ya de presidente de la Comisión de Economía y Empresa del Congreso. Los órganos parlamentarios se han convertido en el destino de buena parte del gabinete de Mariano Rajoy y de los fieles de Sáenz de Santamaría. Es el caso de Íñigo Méndez de Vigo o Álvaro Nadal, al frente de los trabajos de Educación y del Estatuto de los Diputados en la Cámara baja. Se trata de puestos meramente representativos que llevan asociado un complemento salarial y que han permitido al líder del PP reestructurar el grupo en el Congreso para compensar a quienes dejaron el Consejo de Ministros e integrar a los afines de la exvicepresidenta.

El último en aceptar la semana pasada fue José Luis Ayllón, que sustituirá a Pablo Casado en la vicepresidencia de la Comisión Mixta para UE tras su paso por la Moncloa. Desde enero hasta junio ejerció de jefe de gabinete de Rajoy. Antes ostentaba el cargo de secretario de Estado de Relaciones con la Cortes. Buen conocedor de los entresijos del Congreso, ha sido siempre un dirigente de la máxima confianza de la exvicepresidenta hasta el punto de dirigir su campaña en las primarias y participar en las negociaciones posteriores al congreso nacional del PP.

En aquellas conversaciones infructuosas, en las que el equipo de Sáenz de Santamaría reivindicó una presencia proporcional en los órganos de dirección, también jugó un papel relevante Fátima Báñez, quien iba camino de convertirse en secretaria general. La exministra de Empleo será la última 'sorayista' en adecuarse al nuevo PP. Los populares recuerdan que en julio rechazó ser secretaria de área, un puesto intermedio en la formación. Pero descartan que ahora, con la exvicepresidenta fuera de la actividad política, vaya a negarse a formar parte del proyecto. «Ella es una pata negra del partido», coinciden varios dirigentes consultados.

 La incorporación de Báñez

Fuentes parlamentarias confirman, de hecho, que Báñez -que aún no ha dado a conocer su decisión- participó el miércoles por la tarde en una reunión del equipo económico del PP en el Congreso. Al encuentro, presidido por la portavoz, Dolors Montserrat, asistió también Montoro. Pero nadie descarta que su futuro pase por convertirse incluso en cabeza de cartel en las próximas elecciones autonómicas y municipales.

En la bancada popular se considera «lógico» que Ayllón y la exministra de Empleo hayan sido los últimos en sumarse. Rotos los contactos entre Casado y Sáenz de Santamaría en julio, todo quedó pendiente de una conversación postergada hasta septiembre. Y ambos respetaron los tiempos de quien fue su candidata.

Al final, solo Íñigo de la Serna, el exministro de Fomento sin acta de diputado y que llegó a figurar en las quinielas como potencial sucesor de Rajoy, optó por dejar la política. La continuidad del resto, así como el respaldo del presidente a Juanma Moreno en Andalucía o Alfonso Alonso en el País Vasco, ha servido a la actual cúpula del PP para trasladar su mensaje de integración. Aunque es evidente que el grupo de apoyos de Sáenz de Santamaría ha quedado desactivado y que el entorno de María Dolores de Cospedal, columna de Casado en la segunda fase de las primarias, ha salido mejor parado de la contienda con exministros como Montserrat, Isabel García Tejerina o Juan Ignacio Zoido situados en las estructuras orgánicas del partido.

Fotos

Vídeos