Maza dice en el Congreso que no va a dimitir y que mantendrá a Moix

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza. /
El fiscal general del Estado, José Manuel Maza.

Tacha de "delirante" que la Fiscalía trate de entorpecer las investigaciones sobre el PP

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El fiscal general del general del Estado, José Manuel Maza, ha asegurado que no tiene intención alguna de dimitir de su cargo, tal y como le han exigido en el Congreso todos los grupos de oposición a raíz de las supuestas injerencias del Ministerio Público en casos como Lezo, el 3% o los sumarios que afectan al ya expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez. Maza ha ido más allá y ha afirmado que no va destituir al fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, también salpicado por la polémicas por las presuntas presiones para entorpecer las investigaciones sobre el PP.

No hay un solo dato verdaderamente objetivo ni concluyente y al margen de elucubraciones que se haya visto paralizado durante la jefatura de Manuel Moix de manera que tenga que arrepentirme de su designación", ha afirmado Maza, al mismo tiempo que garantizaba que seguirá ejerciendo conforme a la Ley su cargo, a pesar de enfrentarse a otro juicio con una condena impuesta anticipadamente.

El fiscal jefe ha tachado de increíble y delirante pensar que la Fiscalía está boicoteando las investigaciones que afectan a la corrupción, tanto del PP o de la antigua Convergencia en el caso del 3% y se ha declarado atónito" ante las "informaciones desviadas, infundadas y gravemente perjudiciales" contra la Fiscalía, que han levantado "una sospecha injusta" contra el Ministerio Público.

Catalá niega las influencias de González

El ministro de Justicia ha negado de manera tajante en el Pleno del Congreso que Ignacio González o Eduardo Zaplana tuvieran "capacidad de influencia" alguna para conseguir que Manuel Moix fuera nombrado fiscal jefe Anticorrupción.

Las grabaciones de la operación Lezo en las que el expresidente de Madrid y el exministro se felicitaban ante la posibilidad de que Moix ocupara ese cargo han centrado buena parte de los ataques de la oposición a Catalá durante la sesión de control, en la que el ministro ha sido interpelado por los diputados socialistas Rafael Simancas e Isabel Rodríguez y por el parlamentario de Ciudadanos José Manuel Villegas.

"Si el señor González está en prisión es porque lo ha decretado un juez a petición de la Fiscalía. ¿Ustedes se creen que Zaplana y González son los que dicen lo que se hace en la Fiscalía?", ha ironizado el ministro. González está en la cárcel. Los hechos desmienten las insidias que usted pretenden plantear, ha apostillado el titular de Justicia.

Catalá ha defendido la "independencia" y la trayectoria de Moix, con 30 años de trabajo en la carrera fiscal. "La Fiscalía Anticorrupción está teniendo un comportamiento ejemplar", ha zanjado Catalá, que en todo momento ha evitado referirse al sms que envió a Ignacio González tras ser nombrado ministro (Gracias Nacho. Un fuerte abrazo. Ojalá se cierren prontos los líos").

Las preguntas en la sesión de control del Congreso no serán las únicas intervenciones hoy del ministro de Justicia en el Parlamento a cuenta de la operación Lezo. Catalá esta misma mañana se enfrenta a una interpelación en el Pleno y por la tarde comparece en la comisión de Justicia, a la que también acude el fiscal general del Estado, José Manuel Maza. El fiscal general está llamado a explicar las supuestas presiones del fiscal jefe Anticorrupción a los dos fiscales del caso Lezo, Carlos Yáñez y Carmen García Cerdá, a los que instó, sin éxito, a limitar los registros de esa redada. Otra de las controversias levantadas en Anticorrupción se debe a la decisión de Moix de sustituir a los fiscales Fernando Bermejo y José Grinda del conocido 'caso tres por ciento' relacionado con la presunta financiación ilegal de CDC.

El "brazo armado" de "una estrategia diseñada por Rajoy" para tapar la corrupción del PP

El PSOE continua hoy con el asedio parlamentario al ministro de Justicia a cuenta de las supuestas injerencias del Gobierno en los casos de corrupción y, en particular, en la operación Lezo. Usted es el brazo armado de una estrategia diseñada por Rajoy. Una estrategia para combatir la lucha contra la corrupción le ha espetado el diputado socialista Artemi Rallo a Rafael Catalá durante una interpelación urgente sobre las presuntas maniobras de la Fiscalía para boicotear la operación Lezo.

Usted es parte de una estrategia urdida entre Moncloa y Génova y dirigida por Rajoy. No han podido con los jueces y por eso quieren hacer de la Fiscalía su caballo de Troya en la Justicia en un intento desesperado por lograr la impunidad, le ha vuelto a espetar Rallo.

Catalá le ha reprochado al socialista las insinuaciones gravísimas de que él está detrás de tratar de sabotear las investigaciones penales y le ha pedido pruebas de esas acusaciones.

Y, tal como ha hecho también las preguntas anteriores de la sesión de control, Catalá se ha dejado la piel en defender la profesionalidad del fiscal anticorrupción, Manuel Moix, y del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, al que Rallo ha acusado de ser un obediente, dócil y domesticado por el Gobierno. El intento de manchar el prestigio de Moix es falaz y una injusticia absoluta, ha asegurado el ministro.

Nieto no dimite

"No voy a dimitir. No hay nada de lo que tenga que arrepentirme". El secretario de Estado de Seguridad ha asegurado en el Congreso estar dispuesto a seguir en su cargo mientras tenga la confianza de Juan Ignacio Zoido y ha insistido en que el tiempo demostrará que no tuvo nada que ver con los chivatazos de la 'operación Lezo'.

"Me reitero en todo lo que manifesté en el Congreso", ha explicado José Antonio Nieto en la cámara Baja, 24 horas después de que Anticorrupción le relacionara con el soplo a los implicados en el saqueo del Canal de Isabel I. "Voy a seguir colaborando en todo lo que esté en mi mano (con la justicia) para que se vayan aclarando todas las dudas y las conjeturas", ha asegurado.

"Tengo la tranquilidad de que sé lo que ocurrió en esa reunión (con Pablo González, hermano del expresidente de Madrid) y que no hay nada de lo que tenga que arrepentirme", ha reiterado. "Lamento, y no saben hasta cuánto, la mala suerte de que se produjera esa reunión", que se produjo el pasado 8 de marzo. Confió en la justicia y en los jueces y que el tiempo nos permita ir conociendo el sumario, ha matizado.

José Antonio Nieto ha afirmado que no teme acabar imputado porque sé que no hay ningún hecho que se me pueda achacar constitutivo de delito, pero si hubiera alguna o duda o error estoy a la disposición de la justicia, ha apuntado.