Urkullu dice que tras el desarme de ETA hay que «recuperar la normalidad» penitenciaria

Iñigo Urkullu./
Iñigo Urkullu.

El lehendakari recuerda que su propuesta 'Zuzen bidean', presentada en 2014, recoge veinte medidas encaminadas a retornar a esa normalidad

EFEVITORIA

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha afirmado este viernes que tras el desarme de ETA y una vez "desaparecida la amenaza de que vuelva el terrorismo" es necesario recuperar la "normalidad" en el ámbito penal y penitenciario.

Urkullu ha respondido así en el pleno de control que hoy celebra la Cámara vasca al parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga, quien ha preguntado al lehendakari sobre los pasos que va a dar su Ejecutivo para eliminar las "políticas de excepción".

El lehendakari ha recordado que tras el desarme "legal, definitivo y sin condiciones de ETA" tiene "más fuerza" la propuesta "Zuzen bidean" presentada en 2014 por su Ejecutivo, que recoge veinte medidas encaminadas a retornar a la normalidad penal y penitenciaria, entre las que figura el acercamiento de los presos de ETA a cárceles del País Vasco y la puesta en libertad condicional de los reclusos mayores de 70 años.

Urkullu ha insistido en que los cambios legales que reclama ayudarán a "encauzar y fortalecer" la convivencia en Euskadi. Así, ha indicado que es necesaria la modificación de la ley orgánica 7/2003, de medidas de cumplimiento íntegro y efectivo de las penas.

"Aquí está la clave, dado que el uso de la violencia y de su amenaza han desaparecido de manera fehaciente y definitiva", ha subrayado Urkullu, quien ha asegurado que para poder abordar los cambios legislativos que defiende es necesario un "acuerdo amplio" y que exista un diálogo "sincero" entre los gobiernos central y vasco. También ha reclamado la aportación "positiva y constructiva" de otros agentes, y en concreto ha citado a la izquierda abertzale.

Arzuaga ha insistido en que el desarme de ETA debería tener unas consecuencias jurídicas y legales, ha opinado que el documento "Zuzen bidean" es un "buen marco" para empezar a trabajar pero ha reclamado al Ejecutivo Vasco que mantenga una postura "exigente" y de "presión" ante el Gobierno central para operar estos cambios.