La madre de Yéremi: «Aprendimos a soportar el dolor, pero nos morimos por dentro»

Ithaisa Suárez, madre de Yeremi Vargas./
Ithaisa Suárez, madre de Yeremi Vargas.

La familia cumple diez años sin noticias ciertas sobre el paradero del pequeño, que desapareció una tarde de sábado mientras jugaba en un solar cercano a su casa de Vecindario, en Gran Canaria

EFEVecindario (Gran Canaria)
Cronología de la desaparición

- 10-03-2007.- Yéremi Vargas, de 7 años, desaparece pasadas las 13.30 horas cuando jugaba con sus primos en un solar próximo a las viviendas de su abuela y de su tía, en la localidad grancanaria de Vecindario. La familia denuncia los hechos y muestra su preocupación porque el niño sufre insuficiencias respiratorias y precisa medicación.

- 11-03-2007.- La Guardia Civil y la Policía despliegan un amplio dispositivo de búsqueda, al que más tarde se une el Ejército, así como vecinos y voluntarios.

- 15-03-2007.- El delegado del Gobierno en Canarias, José Segura, se muestra convencido de que "el niño no ha salido de la isla".

- 16-03-2007.- El operativo de búsqueda se extiende al litoral, donde los submarinistas buscan alguna pista que les conduzca al pequeño.

- 17-03-2007.- Cuando se cumple una semana de la desaparición, más de un millar de personas integran ya el que es el mayor dispositivo desplegado jamás en la isla para buscar a una persona.

.- La Guardia Civil detiene a un joven de 27 años que llegó a reclamar un rescate, si bien fue puesto en libertad dos días después al no guardar relación con el caso.

- 14-01-2008.- La detención de un hombre de 37 años, por intento de secuestro de una niña de 9 años en el barrio grancanario de La Garita, desata todas las alarmas: el individuo es propietario de un crematorio de animales. En la incineradora, sin embargo, no se encuentra nada.

- 07-03-2008.- La familia recibe el apoyo de su municipio al cumplirse año sin el menor.

- 05-03-2012.- Próximo a cumplirse el quinto aniversario de la desaparición, la Guardia Civil reclama la colaboración ciudadana e informa de que un coche blanco conducido por un hombre con gorra, es la pieza clave de la investigación.

- 06-03-2012.- La Guardia Civil recibe en menos de 24 horas más de 90 llamadas y correos electrónicos con nuevas pistas.

- 08.03.2012.- Coincidiendo casi con el sexto aniversario de la tragedia, la familia de Yéremi ofrece una "gratificación generosa" a quien ayude a localizarle.

- Diciembre 2012.- La detención de una persona por acoso a sus sobrinas, y que se presumía podría tener relación con el caso, no avanza como se esperaba.

- 13-11-2013.- La Guardia Civil informa de que está investigando a tres pederastas escoceses, dos de ellos en la cárcel de su país, y que se encontraban en Canarias cuando desapareció el menor, por si pudieran estar implicados en el caso.

.- La prensa escocesa publica las fotos de los pederastas.

- 10-03-2016.- La Guardia Civil pide la colaboración ciudadana para la búsqueda de un hombre que en el momento de los hechos tenía 40 años y un Renault 5.

- 01-06-2016.- La Guardia Civil encuentra indicios para investigar a un varón de 56 años, exvecino de Vecindario y que está preso desde 2015 por abusar de un menor: Antonio Ojeda "El Rubio".

- 30-06-2016.- "El Rubio" es trasladado desde la prisión de Algeciras (Cádiz) a la de Juan Grande (sur de Gran Canaria).

- 13-07-2016.- Ojeda comparece por primera vez ante el juez de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) que se ocupa del caso Yéremi. Se niega a declarar y a que le tomen muestras de ADN.

- septiembre 2016.- Un recluso que compartió celda con Ojeda en Algeciras relata al juez que "El Rubio" le ha contado que vio cómo un antiguo vecino suyo mató a Yéremi y quemó su cuerpo. El vecino al que señala ese relato lo niega.

- 05-12-2016.- La Audiencia de Las Palmas condena a cinco años de cárcel a "El Rubio" por agredir sexualmente en 2012 a un niño al que abordó mientras jugaba en la calle en El Doctoral, localidad colindante con Vecindario.

- 20-12-2016.- Un compañero de celda de "El Rubio" en la prisión de Juan Grande cuenta al juez que, cuando éste recibió la noticia de que lo habían condenado por agredir sexualmente a un menor, se hundió y le contó lo que le pasó a Yéremi: "Se me fue de las manos, echó a correr y tuve que desaparecerlo".

- 30-01-2017.- El juzgado de por concluida la ronda de declaraciones que abrió este verano después de la Guardia Civil señalara como principal sospecho del caso a Antonio Ojeda.

La madre de Yéremi Vargas, Ithaisa Suárez, asegura que en los diez años "terribles" que han transcurrido desde que su hijo desapareció mientras jugaba cerca de su casa de Vecindario ha intentado que su familia recupere su vida, aunque sigan con una desgracia que cuesta un mundo llevar. "Hemos aprendido a soportar el dolor, porque la verdad es que nos morimos por dentro.

más información

Pero tenemos que seguir", confiesa Suárez en una entrevista concedida a Efe, a punto de cumplirse el décimo aniversario de su desaparición, un caso que conmovió en su día a toda España, que nadie ha podido olvidar en Vecindario y que se mantiene vivo pese al tiempo transcurrido.

Detenciones

La madre del pequeño afirma que el 10 de marzo, el día de su desaparición, "es uno más sin Yeremi", aunque reconoce que toda la familia se "viene abajo" porque se cumple otro año sin el niño. "Vivimos con la desgracia, pero vivimos. Es un sinvivir, pero hacemos nuestra vida corriente con este peso encima, que cuesta llevarlo, la verdad", relata.

Ithaisa Suárez ya tenía otro hijo que contaba con 13 meses cuando su hermano Yéremi desapareció. Y ahora la acompañan su nueva pareja y dos hijos más.

Los tres niños han crecido con la desgracia de Yéremi, pero su madre y sus abuelos han tratado ocultarles los momentos de tristeza y angustia para procurar que sean felices, aunque, a veces, cuando ven a su hermano "en la tele", también se "vienen abajo", lamenta su madre, que trata de pasar todo el tiempo que puede con ellos y reconoce son los que les hacen sonreír.

El giro que ha dado el caso en el último año, desde que la Guardia Civil detuvo a Antonio Ojeda, "El Rubio", como sospechoso de la desaparición de Yéremi, ha sido "algo bueno", según la madre, porque ya saben "quién se lo llevó", aunque también ha significado "un palo" averiguar "que ha sido un pederasta, porque el final del niño ha podido ser terrible" ("El Rubio" acaba de ser condenado por agredir sexualmente a otro niño en 2012).

Ithaisa Suárez confía en que la Justicia consiga hacerle revelar "dónde está" su hijo, porque la familia Vargas-Suárez está convencida de su culpabilidad, por todos los indicios que apuntan a ello. "Son muchas las sospechas", dice.

Angustia

Por ello, indica que tienen todas las esperanzas puestas en que la Justicia les ayude, aunque añade que ha sido "terrible" que el juez encargado del caso haya rechazado las dos últimas pruebas propuestas por su abogado: reconstruir lo que pudo ocurrir el 10 de marzo de 2007 y someter a "El Rubio" a un careo con los presos que han testificado que le han oído contar cómo murió Yéremi.

La familia ha recurrido esta decisión del juez, según relata Ithaisa Suárez, quien afirma que están "desesperados", especialmente su padre, que ha salido a buscar a su nieto por el barranco donde creen que "El Rubio" pudo haber arrojado al niño. Ella misma dice que "no puede comer, tiene muchos nervios y vomita".

Cuando recibe noticias relacionadas con su hijo, ya no le salen lágrimas. "Ahora nos ponemos enfermos", dice la madre de Yéremi, que ya no puede llorar, aunque sienta "un vacío grande y angustia".

La última vez que lo vio

Ithaisa Suárez admite que en estos años las instituciones se han portado muy bien con ella y que la Guardia Civil es ya "como de su familia", especialmente el equipo de la Unidad del Crimen Organizado, y recomienda a quienes sufren casos como el suyo que luchen hasta el final y no paren de buscar a sus seres queridos.

En su caso, señala que su familia mantiene la esperanza y por eso no se cansa de recibir a los medios de comunicación para que su hijo no caiga en el olvido, ni tampoco de recordar la última vez lo vio. "Eso fue horrible, una pesadilla, parecía que se iba a hundir el mundo. Fue inexplicable", señala Ithaisa Suárez, quien manifiesta que, tras regresar de comprar pollos para comer, aparcó el coche junto a la casa de sus padres y el solar donde su hijo estaba jugando con sus primos pequeños.

Ella afirma que lo vio al entrar en casa y que lo último que recuerda que le dijo fue "sube a comer Yeri" y él le contestó "vale mami". "Todo es injusto", se lamenta.