Un preso se fuga de la cárcel de Picassent al saltar de una ambulancia en marcha en la V-30

El recluso rompió la ventanilla del vehículo sanitario y saltó a la autovía cuando lo trasladaban al Hospital General

JAVIER MARTÍNEZ

Un delincuente reincidente que cumplía condena en la cárcel de Picassent, Juan Alejandro M. B., de 28 años de edad, protagonizó una espectacular fuga el sábado por la noche tras saltar de una ambulancia en marcha en la V-30 cuando lo trasladaban al Hospital General de Valencia.

Los hechos ocurrieron sobre las 21 horas. El recluso rompió la ventanilla trasera del vehículo sanitario a pesar de que tenía una mano engrilletada. El conductor de la ambulancia aminoró la marcha cuando escuchó los golpes, y en esos momentos, el preso aprovechó para saltar a la autovía de circunvalación, a la altura del Instituto de Formación Profesional Ciudad del Aprendiz, con gran riesgo de ser atropellado por los vehículos que circulaban en ese momento por la V-30.

Una patrulla de la Guardia Civil, que circulaba detrás de la ambulancia, persiguió al recluso hasta la calle José Soto Micó, donde perdieron la pista del fugitivo. Uno de los agentes también saltó del vehículo policial en marcha pero no logró alcanzar al preso. Tras varias horas de intensa búsqueda en el barrio de San Marcelino y la pedanía valenciana de la Torre, la Guardia Civil ha montado esta mañana varios operativos de vigilancia en los alrededores de varios domicilios de familiares del delincuente.

En el momento de la fuga, el recluso vestía un chándal de color gris con chaqueta naranja y zapatillas negras. El fugitivo llevaba el brazo derecho en cabestrillo tras autolesionarse en la prisión valenciana tras recibir una mala noticia. Juan Alejandro M. se cortó los tendones de una mano, por lo que solo pudieron engrilletarle la otra a una barra de seguridad en la ambulancia durante el traslado al Hospital.