Profanan siete nichos y sacan ataúdes y un sudario en el cementerio valenciano de Liria

Los dos ataúdes sacados de sus nichos en el cementerio de Liria./
Los dos ataúdes sacados de sus nichos en el cementerio de Liria.

La Guardia Civil investiga si los destrozos fueron causados por ladrones de joyas o un grupo de gamberros tras no hallar restos satánicos

JAVIER MARTÍNEZvalencia

Una extraña profanación causó un gran revuelo el sábado por la mañana en el cementerio municipal de Liria. Una vecina de la localidad descubrió que alguien había roto las placas de escayola de siete nichos, uno de ellos vacío, y también había sacado dos ataúdes y un sudario con restos humanos en la parte nueva del camposanto. El macabro hallazgo tuvo lugar pocos minutos después de las nueve de la mañana de ayer, aunque las tumbas fueron profanadas en la noche del viernes o madrugada del sábado.

La mujer avisó de inmediato al enterrador, que a su vez llamó por teléfono a la Policía Local de Liria. Una vez que la Guardia Civil también tuvo conocimiento de los destrozos, siete agentes de ambos cuerpos policiales se desplazaron al cementerio para iniciar las investigación y realizar una relación de los daños.

Un sudario y dos ataúdes estaban fuera de los nichos cuando la mujer descubrió las profanaciones. Las cajas de madera se encontraban cerradas con llave y no fueron forzadas, pero el sudario estaba abierto y se veían los huesos. El individuo o los individuos que sacaron los féretros no realizaron pintadas ni dejaron restos de un ritual, como ha sucedido en otras ocasiones en cementerios valencianos, por lo que todo parece indicar que las personas que profanaron las tumbas no son miembros de un grupo satánico.

La Guardia Civil de Liria se hizo cargo de las investigaciones. Los agentes realizaron una minuciosa inspección en el camposanto en busca de huellas y otros vestigios para tratar de identificar a los autores de la profanación.

Los investigadores barajan varias hipótesis y no descartan que puedan ser ladrones de joyas o un grupo de gamberros. Los vecinos de Liria que visitaron ayer el cementerio se sobresaltaron cuando vieron a la Guardia Civil junto a los tumbas. Una fotografía de los dos ataúdes sacados de los nichos fue difundida por grupos de WhatsApp, donde los vecinos comentaban el macabro hallazgo. El sábado por la tarde, un gran número de personas acudió al camposanto para comprobar si sus nichos familiares se encontraban entre los que habían sufrido daños.

Hace 10 años, el cementerio de Liria amaneció también con varias tumbas profanadas y no trascendió la naturaleza ni la autoría de la acción irrespetuosa. El pasado mes de mayo, un grupo de desconocidos profanó cuatro nichos en el camposanto de la localidad de la Pobla Llarga. Uno de ellos contenía los restos de una persona fallecida recientemente y los otros tres de difuntos de los años 50 y 60 del pasado siglo.

Fotos

Vídeos