Sánchez se reivindica como el garante de un «cambio con sentido común»

Pedro Sánchez y Susana Díaz se saludan durante el acto./
Pedro Sánchez y Susana Díaz se saludan durante el acto.

El líder del PSOE, acompañado de Susana Díaz, emula a Suárez en su proclamación como candidato a la Moncloa

PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE ha aprobado hoy el lema de su campaña para las elecciones generales del próximo 26 de junio, 'Un sí por el cambio'. Los socialistas harán de la idea de que sólo ellos pueden garantizar un Gobierno que modifique buena parte de las políticas desarrolladas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en los últimos cuatro años su principal mensaje desde ya. Pedro Sánchez ha aprovechado, de hecho, su discurso de proclamación como candidato a la Moncloa, en Móstoles, para reivindicar lo que él propone no es "el cambio por el cambio". "Nosotros -ha dicho- damos sentido común al cambio".

más información

El acto, muy recogido, ha estado protagonizado también por Susana Díaz como gesto de unidad. Después de casi dos años de tensiones entre la presidenta de Andalucía y el secretario general, y ante una campaña que se prevé enormemente polarizada entre derecha (PP) e izquierda (con la coalición de Podemos e Izquierda Unida) y en la que el PSOE tendrá que luchar para mantener su espacio, la líder del principal bastión socialista ha avalado a Sánchez como 'su' candidato. Y en un detalle simbólico, esta vez no se ha limitado a llamarlo por el cargo sino por su nombre de pila, "Pedro".

Una y otro han apuntalado ante medio millar de personas, y ante los miembros del comité federal que unas horas antes aprobaron las listas a las elecciones, que el PSOE aspira a ser un proyecto mayoritario, válido para la mayoría de la sociedad y han tratado de desmontar el relato que ofrece la formación de Pablo Iglesias. "¿Qué broma esa esa de que no hay izquierda y derecha sino arriba y abajo? ¿Acaso no hemos luchado siempre la izquierda por quienes están abajo? El populismo exacerba a la sociedad contra las desigualdades para agitar el debate político; simula una lucha contra el poder porque en realidad lo que quiere es el poder", ha dicho Díaz.

El secretario general ha insistido, por su parte, en que España sólo puede ser gobernada por quien es capaz de hablar con quienes no piensan como uno y, al mismo, tiempo ha recordado la labor de los gobiernos socialistas a lo largo de la democracia con alusiones al Estado social y a la conquista de derechos y libertades. "Nosotros nos presentamos con la determinación de ganar, no pensando en lo que pudo ser y desgraciadamente no fue -ha dicho en alusión a estos meses- sino con el orgullo de lo que pudo ser y es y con la esperanza e ilusión de lo que puede ser.

En una clara alusión a Podemos, al que ha hecho responsable de que no haya podido recuperarse ya la universalidad de la sanidad, no se hayan podido extender becas o no se haya podido modificar la reforma laboral, Sánchez ha añadido: "Vamos a dejar a otros que hablen de siglas y de sillas y nosotros vamos a construir país". Y, al modo del primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, se ha puesto a sí mismo en valor. "Puedo prometer y prometo decencia; puedo prometer y prometo diálogo, y puedo prometer y prometo dedicación".