Susana Díaz: «Cuando llegue el congreso reflexionaré sobre lo mejor para el partido»

Susana Díaz, a su llegada a la reunión extraordinaria del Comité Federal del PSOE./
Susana Díaz, a su llegada a la reunión extraordinaria del Comité Federal del PSOE.

La presidenta andaluza ya no descarta optar a la secretaria general si los resultados del 26-J no son los esperados

CECILIA CUERDOsevilla

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha vuelto a insistir en que su prioridad en estos momentos es Andalucía y "dejarse la piel para que Pedro Sánchez gane las elecciones". Sin embargo, su discurso en público ya ha cambiado, y en una entrevista en La Sexta Noche no ha descartado que, como se viene insinuando durante estos cuatro últimos meses, opte a liderar el partido si los resultados el 26-J son peores de los 90 diputados. Así, ha señalado que cuando llegue el congreso donde tocará revalidar el liderazgo del partido "reflexionaré con los compañeros sobre lo que es mejor para el partido".

Díaz ha descartado que opte en las próximas semanas a las primarias para disputar a Sánchez la candidatura a la presidencia del Gobierno, resaltando que si el actual secretario general decide presentarse como candidato, "otra candidatura provocaría división". "Y las bicefalias en este partido no son buenas", ha resaltado. Sin embargo, no ha cerrado la puerta a ocupar la secretaria general del partido después de las elecciones generales. "Lo que tenga que ser será, y no pasa nada", ha dicho acerca de si ha podido pasar su momento, subrayando que su "energía y tesón" están puestos en Andalucía y que su prioridad en esos momentos es ayudar a que Sánchez pueda llegar a La Moncloa. E incluso ha ironizado con los comentarios acerca de que su momento podía haber pasado. "También dijeron que era tarde para ser madre", dijo en alusión a su maternidad cercana a los 40 años.

La presidenta andaluza ha lamentado el espectáculo "inaudito" ofrecido estos cuatro meses para formar gobierno, plagados de "postureo" y "tacticismo" en el que la única formación que ha estado a la altura y ha demostrado generosidad ha sido el PSOE. En este punto, ha repetido hasta tres veces que Sánchez "ha hecho lo que ha querido, y lo ha hecho bien", en el sentido de que respetó las líneas rojas marcadas por el comité federal acerca de no pactar ni con el PP, "que tanto daño ha hecho al país", ni con los independentistas, "que quieren romper España". Preguntada acerca de qué hubiera hecho ella misma en esa misma situación, se ha limitado a señalar que "lo que siempre ha hecho el PSOE, anteponer los intereses de España a los de partido". Así, ha descalificado la propuesta presentada a última hora por Compromís para lograr un gobierno de izquierdas, señalando que "no es serio".

En este punto, Díaz ha defendido que los socialistas deben salir a ganar, una actitud que los socialistas llevan en los genes. A su juicio, que el PSOE sea la fuerza más votada "es la única forma" de que el partido pueda formar gobierno en un parlamento con mayoría de derechas, y la "garantía" de que no haya bloqueo en la formación de gobierno.

Díaz ha alertado acerca de una campaña electoral convertida en una "tómbola de pactos", frente a lo que ha defendido que los ciudadanos merecen, "que hablemos de programas". Y aunque ha pretendido no hablar de pactos "porque quien piensa en pactos no está a ganar", no ha dudado en preguntar acerca de con cuál Podemos habría que negociar, "si con los que defienden a (Andrés) Bodalo", el edil de Jaén condenado por agresión a un edil socialista o "con el que forma gobierno con el PSOE en algunas comunidades o alcaldías".

Díaz ha señalado que el debate territorial y el derecho a la autodeterminación fue el "principal punto de fricción" en la negociación entre socialistas y Podemos, conminando a la formación de Pablo Iglesias a aclarar si en su programa electoral para el 26-J recogerá ese mismo concepto de España. Y en alusión a un acuerdo entre Podemos e IU para ir juntos a los comicios, ha recordado que en política "dos más dos no suman cuatro", preguntándose acerca de si es un intento para "tapar la hemorragia" de votantes desencantados como, a su juicio, se hizo con las confluencias.

Posibilidad de 'sorpasso'

"Llevo oyendo hablar del 'sorpasso' desde hace 40 años, con Carrillo o Anguita, y el único que me preocupa es al PP", ha dicho. En este punto, ha presumido de que su partido "tiene el proyecto y los valores que representan a la mayoría de la población", y que es el único con una visión a "diez o quince años" para España. Un proyecto, ha dicho, entrado en torno a cuatro pilares fundamentales: que la recuperación económica llegue a los ciudadanos; que se restituyan los derechos perdidos durante el gobierno del PP, una reforma política real y más moral pública.

Con esta agenda como programa electoral, Díaz ha apelado a que en la próxima campaña electoral los socialistas huyan del "mar de fango", del "y tú más" o de buscar responsables de la repetición de elecciones y se centren en hacer una campaña constructiva. "Los ciudadanos han aprendido que España necesita un gobierno, y tiene que dar su voluntad muy nítida2, ha apelado, señalando que frente a los que preconizan una elevada abstención por el hartazgo "igual los ciudadanos nos dan una lección".

Listas electorales

La presidenta andaluza también ha defendido la inclusión de Eduardo Madina en puestos de salida en las listas, insistiendo en que es un valor que el partido no debe desperdiciar. "Es una obviedad que Madina suma", ha dicho, "pero no voy yo a ordenar las listas de Madrid". "Bastante tengo con ordenar mi casa, con mi patio tengo de sobra", ha señalado, apuntando a que es "responsabilidad" del secretario general actuar como "entrenador" y "ordenar" a los integrantes de la lista "buscando a quienes sumen votos". Y sobre la marcha de Irene Lozano, fichaje estrella de Sánchez para las pasadas elecciones y cuya incorporación como número 4 de las listas madrileñas levantó ampollas en el seno del partido, se ha limitado a decir que "agua pasada no mueve molino".