Alarma tras el fallecimiento de siete perros y gatos por carne envenenada

Alarma tras el fallecimiento de siete perros y gatos por carne envenenada

Este delito contra la fauna, que está siendo investigado por la Guardia Civil, estaría penado con hasta dos años de prisión

IDEAL.ES

De acuerdo con la información de este domingo de Las Provincias, la alarma ha saltado en el barrio valenciano de Picassent, donde, en las últimas fechas, se han contabilizado hasta siete fallecimientos de perros y gatos por intoxicación con carne envenenada.

Al parecer, la Guardia Civil ya investiga el caso que, presuntamente, se habría llevado a cabo mediante el 'cebo' de trozos de carne que habrían sido ingeridos por los animales.

La última víctima, 'Boira', una perra mestiza de cuatro años, comió un trozo de carne con pequeñas bolas negras en un descampado situado entre las calles Primer Desmonte y Libertad en Picassent, en Valencia.

La propietaria del animal presentó una denuncia, recogiendo los restos de vómito de su can para que analizaran el producto tóxico. Además, la mujer entregó a la Guardia Civil un informe de un veterinario que determina el tipo de veneno que causó la muerte de su mascota, concretamente un compuesto orgánico derivado del ácido carbámico.

Según la información de Las Provincias, la abogada y portavoz de Modepran, una asociación protectora de animales, Amparo Requena, ha manifestado que los hechos que investiga la Guardia Civil son constitutivos de un delito contra la fauna penado hasta con dos años de cárcel.

«Dejar carne envenenada en zonas urbanas también supone un peligro para la salud pública. Hay parques cerca y esa sustancia tóxica es mortal si la ingiere un niño», afirma la abogada.