Reclaman el origen catalán de Colón, Cervantes, Teresa de Ávila, el Quijote y El Lazarillo de Tormes

Cristóbal Colón y Miguel de Cervantes. /
Cristóbal Colón y Miguel de Cervantes.

Según los ponentes de un congreso financiado por el Ayuntamiento de Montblanc (Tarragona), América fue descubierta por un noble navegante catalán que, a su juicio, se llamaba Joan Colom i Bertran

IDEAL.ES

El Ayuntamiento de Montblanc (Tarragona) ha financiado un congreso de la Universitat Nova Història, para debatir la supuesta manipulación de España en la identidad de Cristóbal Colón quien, según defienden los ponentes en este foro, en realidad se llamaba Joan Colom i Bertran y era un noble navegante catalán.

Informa El Mundo que esta defensa va mucho más allá, puesto que en este congreso también se someten a debate la ascendencia catalana de Miguel de Cervantes, de Teresa de Ávila o del supuesto autor del Lazarillo de Tormes, Joan Timoneda, e incluso tienen previsto la proyección de un documental llamado Desmontando a Leonardo que relaciona a Leonardo Da Vinci con la Corona de Aragón y con el Monasterio de Montserrat.

Este congreso, ideado por el director de investigaciones del Institut Nova Història INH, Jordi Bilbeny, tiene como objetivo denunciar la presunta manipulación de la historia catalana por parte del Estado español.

Tanto el primer viaje como la posterior conquista fueron empresas organizadas, financiadas y protagonizadas por la Corona catalana; posteriormente el Estado español censuró y manipuló todo tipo de documentos y ocultó la catalanidad de los protagonistas -no sólo Colón, sino Juan de la Cosa, Amerigo Vespucci, Hernán Cortés, Bartolomé de las Casas...- para apropiarse del dominio colonial, defiende Bilbeny sobre el descubrimiento de América.

Así, según sostienen los ponentes, Miguel de Cervantes sería Joan Miquel Servent, Colón partió de Pals (Gerona) y no de Palos de la Frontera (Huelva) y obras clásicas de la literatura española, como El Lazarillo de Tormes, el Quijote o La Celestina, son en realidad traducciones del catalán.

Por su parte, Joaquim Coll, vicepresidente de la Societat Civil Catalana (SCC), considera que todo lo defendido en el citado congreso de la Universitat Nova Història es una historia de aficionados con clara intencionalidad política. Resulta chocante que se pueda denunciar una conspiración mundial orquestada por España y que el INH está desenmascarando... Suena tan absurdo que provoca hilaridad, añade el historiador, restando credibilidad a la citada Universidad.