La Guardia Civil apunta a que la trama Púnica financió ilegalmente al PP valenciano

Francisco Granados./
Francisco Granados.

El Grupo de Delitos contra la Administración de la Guardia Civil intervino dos conversaciones de Marjaliza, que apuntan a que pretendían entregar donaciones a cambio de adjudicaciones públicas en Calpe y Elche

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los más de 30.000 folios del sumario sobre la trama Púnica, cuyo secreto fue hecho efectivo hoy, revelan multitud de irregularidades de la red que dirigía el exconsejero madrileño Francisco Granados. Entre los asuntos más llamativos es que la Guardia Civil está convencida de que la trama intentó financiar de manera ilegal al Partido Popular valenciano a cambio de conseguir adjudicaciones.

más información

Así lo apunta en un informe el Grupo de Delitos contra la Administración de la Guardia Civil, que intervino dos conversaciones del constructor David Marjaliza, alter ego de Granados, que apuntan a que pretendían entregar donaciones a cambio adjudicaciones públicas en los municipios de Calpe y Elche.

Los investigadores son rotundos al afirmar que estaríamos "ante un caso de financiación irregular de partidos políticos" con la participación de "personas de especial relevancia en la Comunidad Valenciana".

Una de esas personas citadas en las conversaciones es Zaplana, que los agentes apuntan a que se trata del exministro del Partido Popular. También se apunta a que Marjaliza tiene previsto reunirse también con el presidente Alberto Fabra para hablar de temas de campaña

Otras de las revelaciones del sumario es que Marjaliza, según los cálculos de Anticorrupción, recibió en efectivo y en billetes de 500 un total de 10 millones a través facturas ficticias giradas por 9 empresas pantalas.

En la querella del Ministerio Público se especifica que Marjaliza recibió en 2004, 2005 y 2006 3.192.925, 5.506.842 y 1.548.588 euros, respectivamente, de acuerdo a "facturas que recogían servicios y relaciones comerciales que no habían tenido lugar, cargadas a sus empresas" por trabajos ficticios.

La imagen de Ana Botella

Otro dato destacado conocido tras el levantamiento del secreto que es el conseguidor de la trama, Alejandro de Pedro, hizo trabajos de reputación en las redes sociales para mejorar la imagen de la Ana Botella en la red.

Según varios WhatsApp incluidos en el sumario, De Pedro consiguió ese encargo gracias a la mediación del exministro de Trabajo Eduardo Zaplana y del exalcalde de Cartagena, el socialista José Antonio Alonso Conesa.

Ropa usada

La trama Púnica tocó todos los palos con tal de enriquecerse. Incluso busco provecho con la ropa usada, según la Guardia Civil. El instituto armado señala directamente al el exalcalde de Moraleja de Enmedio, Carlos Estrada, quien amañó un concurso para que se le adjudicara a la marcantil Recuperaciones Oasis S.L. un concurso público para favorecer a una conocida que era gerente de la sociedad. Estrada, además, presionó para que esa misma empresas se hiciera con otras adjudicaciones.