Un 'pequeño tsunami' provocado por el 'Melillero' genera el caos entre los bañistas

Imagen captada por un bañista en el momento de romper la ola en la orilla. /
Imagen captada por un bañista en el momento de romper la ola en la orilla.

Los veraneantes que se encontraban pasando un día de playa en Sacaba (Málaga), vivieron un gran susto cuando el nuevo ferry que cubre la línea Málaga-Melilla, provocó una enorme ola que arrasó con los enseres y las personas que abarrotaban la orilla

IDEAL.ES

El nuevo buque rápido Millenium Dos, que precisamente se estrenaba esta semana para reforzar la ruta marítima Málaga-Melilla, provocó una situación de pánico a su llegada al puerto de la capital andaluza, cuando generó una enorme ola que arrasó con las pertenencias y las personas que pasaban el día disfrutando de la playa en la zona de Sacaba.

Según informa en su edición online el periódico Diario Sur, todo sucedió cuando el catamarán se acercó al puerto en paralelo al litoral, para empezar a operar desde Málaga. Ha pasado a una distancia imprudente de la playa y a demasiada velocidad. Ni siquiera me ha dado tiempo a avisar a los bañistas, aseguraba el socorrista al citado diario.

Los bañistas de la zona vivieron una situación dramática cuando vieron como la gigantesca ola comenzó a arrasar con todos los enseres y personas que estaban cerca de la orilla, arrastrando con ella incluso a los niños que jugaban despreocupados con la arena.

Afortunadamente no ha sido así, pero podría haber pasado algo muy serio porque en ese momento había muchos niños en la orilla, incluso un bebé en una piscinita, comentaba una de las bañistas, mientras otra relataba su versión de lo sucedido: Ha pasado muy cerca y muy rápido. La ola no ha tardado ni un minuto en llegar, así que nos ha pillado a todos por sorpresa y el agua ha arrasado con todo.

Por suerte y a pesar del dramatismo de lo vivido, solo ha habido que lamentar la pérdida de muchos de los objetos que portaban las familias (toallas, teléfonos móviles, neveras...) y una anciana debió ser atendida por un ataque de ansiedad, al pasar los primeros instantes sin ser capaz de localizar a su nieto, que fue tragado por la ola.