Rosalía Iglesias: «Quiero veros con una soga al cuello a todos los funcionarios»

Rosalía Iglesias. /
Rosalía Iglesias.

Un sindicato estudia querellarse contra la mujer de Bárcenas por insultos y amenazas durante un ‘vis a vis’ con el reo

MATEO BALÍNMadrid

Una visita realizada en noviembre pasado por Rosalía Iglesias a su marido, Luis Bárcenas, en la prisión de Soto del Real (Madrid) le puede costar muy cara a la imputada en el caso Gürtel. Además del mes de sanción que le ha impuesto el centro penitenciario sin poder ver al extesorero del PP por los insultos y amenazas vertidos contra varios funcionarios, un sindicato estudia ahora querellarse contra Iglesias por estos hechos.

Se trata del sector de Prisiones de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), el sindicato más representativo en las administraciones públicas, que está reunido toda la información para llevar a la esposa de Bárcenas ante los tribunales.

En un comunicado, el colectivo señala que el pasado 14 de noviembre la implicada atacó con dureza a varios funcionarios con frases amenazantes tras un incidente antes y después de un vis a vis con su marido. "Os quiero ver con una soga al cuello a todos los funcionarios", "sois todos unos muertos de hambre que lo único que me tenéis es envidia" o "no sabéis dónde os estáis metiendo", afirmó Rosalía Iglesias, según publicó ayer El Mundo.

Por todo ello, CSI-F se plantea la denuncia por insultos y amenazas, al tiempo que pide a la dirección del Centro Penitenciario de Soto del Real que actúe contra las personas que ofenden y cuestionan la profesionalidad de los funcionarios que trabajan en esta prisión, "se trate de quien se trate".

La sección sindical de CSI-F en la prisión Soto del Real ha denunciado la falta de respeto con la que se trata, en ocasiones, a funcionarios destinados en comunicaciones internas del centro por parte de algunos familiares de internos. Ante este tipo de incidentes, reclama que tanto la dirección del centro como la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias actúen con contundencia contra quienes pretenden desacreditar y entorpecer el trabajo de los funcionarios.

Por este motivo reclama que se actúe contra las personas que ofenden y cuestionan la profesionalidad de los funcionarios de esta prisión, y pide que aplique de manera rigurosa la normativa en defensa de los trabajadores de comunicaciones y visitas en el ejercicio de sus funciones. Como la que le ha costado a Iglesias un mes sin ver a su marido y quizá también una querella.