El exalcalde de Toledo: «No he cobrado una comisión en mi vida»

El juez Pablo Ruz. /
El juez Pablo Ruz.

José Manuel Molina ha negado que fuera ilegal la ampliación del contrato a Sufi que investiga Ruz

MATEO BALÍNMadrid

El exalcalde de Toledo, José Manuel Molina, ha declarado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, dentro de la causa de la 'caja B' del PP, que no ha adoptado "ningún acuerdo ilegal" durante su etapa como regidor municipal y tampoco "ha cobrado en su vida una comisión".

Molina está imputado en la pieza de la adjudicación en 2007 de un contrato de basuras a la empresa Sufi, filial de Sacyr, que se realizó, según el extesorero 'popular' Luis Bárcenas, a cambio de una donación de 200.000 euros para financiar la campaña de la presidenta de la formación, María Dolores de Cospedal.

El exalcalde del PP está acusado de los delitos contra la administración pública, tráfico de influencias y cohecho y ha declarado durante más de una hora ante el juez Ruz. En la actualidad el imputado trabaja como canciller en la Embajada de España en el República Democrática del Congo, según ha asegurado Molina a la salida del interrogatorio. Fue nombrado cargo de libre designación en marzo de 2014.

El imputado era alcalde de la ciudad cuando se aprobó una modificación del contrato con Sufi que, según la Intervención General del Estado, supuso un sobrecoste de 11,3 millones de euros y no siguió los requisitos legales.

Ruz tomará declaración hoy como testigos al actual alcalde de la ciudad y secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano Garcías Page, al diputado nacional Sebastián González (PP) y al entonces viceinterventor del Ayuntamiento de Toledo, Francisco Javier Sánchez Rubio.