Los Diego Costa croatas

Sammir, en un entrenamiento. /
Sammir, en un entrenamiento.

Eduardo da Silva y Sammir se enfrentan a Brasil y a su corazón en el duelo inaugural

IGNACIO TYLKOMadrid

Nadie genera tanta animadversión entre la 'torcida' local como Diego Costa, que aparece en casi todos los informativos deportivos locales, pero los casos de los brasileños que juegan en otros países son muy habituales. Croacia, que debuta este jueves ante los anfitriones en el Arena Corinthians de Sao Paulo, cuenta con un par de futbolistas con el corazón partido. Por un lado, su sentimiento y su sangre; por el otro, la profesión, la conveniencia y la obligación de ofrecer el máximo rendimiento al país que les acogió y les permitió crecer y ganar dinero.

«Creo que puedo decirlo: mi sangre es brasileña, pero mi corazón, ahora, es croata». Eduardo da Silva no puede expresarlo más claro. Igual que su compañero Sammir, otro brasileño que viste el rojo y el blanco de los balcánicos, librarán una lucha contra el anfitrión y contra ellos mismos.

«Es un momento difícil. Si tuviese la oportunidad de cantar los dos himnos... Creo que estaré dividido», refrendó Eduardo (Río de Janeiro, 1983) en una entrevista a la FIFA. Enorme apuro para 'Dudu', apodo por el que se conoce al punta del Shakhtar Donetsk ucraniano, un veterano ya de 31 años. «Todavía no puedo creer que mi Croacia abra con mi Brasil», masculló, confuso y aturdido, cuando supo el resultado del sorteo el pasado diciembre.

El hábil futbolista criado en Vila Kennedy, un barrio pobre de la periferia de Río que homenajea al fallecido presidente de EE UU, J. F. Kennedy, ha disfrutado de tiempo para mentalizarse. Sabe que la baja por sanción de Mario Mandzukic, fornido ariete del Bayern de Múnich, le abre las puertas de la titularidad o al menos le brinda grandes posibilidades de disfrutar de minutos en el equipo que dirige Niko Kovac.

La carrera de 'Dudu', como la de muchos de sus compatriotas como Pepe, Deco, Diego Costa, 'Hulk', David Luiz, etc... tuvo que forjarse muy lejos de su país. Fue descubierto a los 16 años por observadores del Dinamo de Zagreb cuando jugaba en el Bangu, y completó su formación en el principal club de Croacia, país que le adoptó en 2002. Dos años más tarde debutó primero con la sub-21 y después con la absoluta.

Se estrenó con los mayores en un amistoso ante Irlanda, el 16 noviembre de 2004, con apenas 21 años, y tardó un año y medio en celebrar su primer tanto, en un encuentro de preparación ante Hong Kong. Acumula 64 partidos internacionales y 29 goles.

La gravísima lesión de tibia y peroné que le provocó una terrible entrada de Matt Taylor en un duelo entre el Birmingham y el Arsenal, truncó su proyección en los 'gunners'. Participó en el Europeo de 2012, pero no en el de 2008 ni en el Mundial de 2006, donde ya se habría medido a Brasil en la fase de grupos. Sí actuó una vez contra la 'Canarinha', pero fue en un bolo celebrado en Split. Conoció sensaciones extrañas durante 40 minutos en un choque que acabó en tablas.

Hace cuatro años emprendió la aventura ucraniana en el Shakhtar, con el que suele disputar la Liga de Campeones. Ese mismo año, se midió al Arsenal en la fase de grupos. Marcó un gol, pero se negó a celebrarlo por respeto. ¿Lo festejaría en el Arena de Sao Paulo? «Muchos dicen que yo voy a marcar el gol de la victoria. Es algo que motiva, sí, porque se ve hasta qué punto está volcada la gente», comentó 'Dudu'. En plan de broma, ha recibido también otro tipo de advertencias: «Hay quienes me recomiendan que tenga cuidado para no marcar un gol en propia meta. Pero lo llevo bien, forma parte de todo», asumió.

También se encuentra en la encrucijada Jorge Sammir Cruz Campos, nacido en 1987 en Itabuna (Estado de Bahía) y apenas utilizado por Luis García Plaza y Cosmin Contra en el Getafe, al que llegó en el último mercado de invierno.

El medio ofensivo formado en el Atlético Mineiro y después en el Atlético Paranaense, también recaló joven en el Dinamo de Zagreb. Tenía 20 años cuando emigró a Croacia. Defendió a la 'verdeamarela' en los escalafones inferiores, pero tras aterrizar en Europa dejó de ser llamado por su país de origen. Hace dos temporadas logró la nacionalidad croata y debutó en octubre de 2012 en la victoria de Croacia ante Macedonia (2-1), de clasificación para el Mundial. Ha completado sólo seis encuentros internacionales. Frente a Brasil tendrá complicado entrar en el once. Le tapan las dos estrellas deslumbrantes de la selección, Luka Modric e Ivan Rakitic. Si acaso, Kovac podría contar con él para oxigenar a su equipo en la segunda mitad. Advierte de que los siempre abnegados y patriotas croatas están preparados para aguar el estreno del pentacampeón ante su gente. «Tenemos jugadores de calidad, todos militan en los mejores clubes de Europa. Disfrutamos de la clase necesaria para lograr un resultado para recordar», advierte Sammir, un jugador de mucho talento pero demasiado irregular e inconstante a pesar de que, con 27 años, se encuentra en plena madurez.