Renault Clio, llega la quinta generación

Renault Clio, llega la quinta generación

Mayor calidad percibida y un más completo equipamiento tecnológico, entre sus novedades

Tras 15 millones de unidades vendidas, Renault ya tiene listo el nuevo Clio, modelo que representa la quinta generación desde la primera versión aparecida en 1990. El nuevo segmento B de la marca del rombo es más moderno y deportivo, aúna las virtudes de cada una de las cuatro generaciones anteriores y abre un nuevo capítulo con mayor calidad percibida y un más completo equipamiento tecnológico.

El fabricante anuncia que el diseño exterior evoluciona en madurez, mientras que el interior se replantea por completo. Con unas líneas más estilizadas y una parte delantera más marcada, el nuevo Clio gana en dinamismo pero se sigue reconociendo a primera vista. Fabricado por completo con piezas nuevas, el interior se inspira en segmentos superiores, tanto por la calidad percibida como por las últimas tecnologías disponibles.

Como parte de la estrategia del grupo en el lanzamiento de nuevos modelos, esta quinta generación se beneficia del desarrollo de tecnologías comunes y la utilización de nuevas plataformas, como la denominada CMF-B que estrena, así como la integración de la evolución tecnológica con el objetivo de la mejora del confort de marcha y la seguridad.

El nuevo Clio es más moderno y deportivo. Con unas formas que conservan el ADN característico de los modelos anteriores, adopta líneas más sensuales y a la vez dinámicas. En la parte delantera, el capó incorpora unas líneas marcadas de estilo, unas nervaduras que transmiten una imagen esculpida. La calandra es más grande con una rejilla que favorece la refrigeración del motor y el paragolpes es más marcado.

En cuanto a dimensiones, son prácticamente las mismas del Clio anterior. La longitud de la carrocería es 14 milímetros más corta y la altura se reduce 30 mm pero por dentro gana en habitabilidad. Otros detalles son las ruedas de 17 pulgadas (según versión), la antena tipo aleta de tiburón, deflectores en los pasos de rueda, los faros de led de serie o la línea cromada que refuerza el borde de las lunas laterales.

Como en el frontal, las ópticas traseras incorporan una nueva firma luminosa en forma de C, con un efecto de profundidad más acentuado y la tercera luz de freno, más larga y fina, destaca en la parte superior de la luneta. Visto de perfil, los tiradores traseros van pintados en negro brillante y los bajos de la carrocería quedan ahuecados en la chapa.

La oferta en colores para la carrocería crece. El denominado Naranja Valencia es uno de los nuevos, al igual que el Marrón Visón y el Azul Celadón. En total, se proponen 11 tonos distintos y tres paquetes de personalización exterior (rojo, naranja y negro). Destaca el empleo de un tratamiento con un barniz específico que ofrece un brillo más luminoso.

El volumen del maletero, con una notable capacidad de 391 litros, se ha optimizado para conseguir una forma lo más cúbica posible; dispone de un doble piso que facilita la carga y al abatir los asientos traseros se consigue un piso plano. Como en sus hermanos, en el equipamiento se ofrece un sistema de sonido Bose, diseñado para este coche.

En el habitáculo, el protagonismo se lo lleva la calidad percibida y la ergonomía del puesto de conducción. Se utilizan materiales de gama alta, como el revestimiento en el salpicadero, los paneles de puerta y el contorno de la consola central. En la parte inferior de la pantalla central, se ubican los botones «piano» y los mandos de climatización con acceso directo para facilitar el manejo al conductor.

La instrumentación es más compacta, con un diseño en forma de ola. Las pantallas son de gran tamaño, para una experiencia de conducción más inmersiva. En concreto, equipa una pantalla multimedia de 9,3 pulgadas, la mayor utilizada en un Renault. Una tableta vertical ligeramente curva y orientada hacia el conductor, inspirada en la de Espace, mejora la legibilidad y gracias al sistema conectado Easy Link, agrupa las funciones multimedia, de navegación y de «infotainment», además de los reglajes Multi-Sense y se maneja de forma intuitiva.

Otra de las novedades en la instrumentación es la pantalla digital que sustituye a las tradicionales esferas analógicas, una tecnología que procede de modelos superiores. La pantalla TFT mide entre 7 y 10 pulgadas, esta última con la navegación GPS integrada.

Volante más pequeño

El volante es más pequeño al equipar un airbag más compacto que en el Clio anterior. Acabado en cromo satinado, mejora la visibilidad del cuadro de instrumentos, dispone de apoyos para el dedo pulgar y cuenta con nuevos mandos retroiluminados. La consola central puede personalizarse y va situada más alta mientras que la palanca de cambios, más corta, cae de forma natural bajo la mano. No faltan huecos más funcionales como la recarga por inducción para el teléfono.

Los asientos del nuevo Clio en nada se parecen a los de la generación anterior. Con una forma más envolvente y la banqueta alargada llevan un revestimiento hueco semiflexible que incrementa el espacio disponible en las rodillas para los pasajeros traseros; además, los reposacabezas en forma de gota son más finos y mejoran la visibilidad trasera. La tapicería es de mayor calidad y los mandos son más fáciles de utilizar.

Renault ofrecerá distintos paquetes de personalización para los elementos más importantes del habitáculo, con distintos ambientes interiores y una iluminación ambiental con una paleta de ocho colores. Los paneles de puertas forrados se adornan por grandes medallones con una iluminación indirecta, igual que los reposabrazos.

En cuanto a la conectividad, dispone del nuevo sistema multimedia desarrollado por la Alianza con las últimas tecnologías y ayudas a la conducción autónoma en un vehículo urbano; se anuncia que antes del 2022, el Grupo Renault comercializará 15 modelos equipados con tecnologías de conducción autónoma. Además, el nuevo Clio equipará un motor híbrido E-Tech.