Mercedes EQC, la moda eléctrica

Mercedes EQC, la moda eléctrica

El primer modelo de la marca EQ se comercializará a mediados del año que viene

Empieza la ofensiva eléctrica de Mercedes. Hace dos años daba a conocer su nueva marca de productos y tecnologías para la movilidad eléctrica (EQ) y a partir de mediados de 2019 se empezará a vender el EQC, el primer automóvil de esa marca con motor eléctrico. Comienza una nueva era de la movilidad en el fabricante Daimler.

Mercedes considera al EQC como un SUV atípico. La línea estilizada del techo, el contorno de las ventanillas con la línea de cintura baja y el descenso del perfil en la parte posterior de la carrocería, como rasgo típico de los cupés, posicionan al vehículo en un lugar intermedio entre un todoterreno y un SUV cupé.

En la parte delantera, y como no es necesario tomas de refrigeración para el motor, destaca la extensa superficie que Mercedes denomina Black Panel que envuelve los faros y la parrilla, con un elemento de fibra óptica en la parte superior que establece una unión con las típicas luces de circulación diurna de la marca en forma de antorcha. De noche, se percibe la luz de posición como una banda luminosa horizontal, casi de lado a lado del frontal.

Otros elementos del frontal están acabados en negro brillante y con un contraste cromático que acentúa la pertenencia a la nueva familia EQ, como las franjas azules sobre fondo negro y un distintivo Multibeam, también de color azul.

En el habitáculo, los diseñadores adelantan el canon estético vanguardista de los futuros vehículos eléctricos, como el reborde de lamas del tablero de instrumentos, que recuerda a las aletas de refrigeración de un amplificador de alta fidelidad. El perfil en forma de ala típico de Mercedes tiene proporciones asimétricas y una casete con rasgos técnicos que aloja los difusores de ventilación de perfil bajo y lamas en forma de llave en color dorado rosa.

El EQC equipa dos motores eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero, que proporcionan el confort de marcha de un modelo con tracción integral. La potencia total es de 408 caballos y el par conjunto alcanza los 765 Nm; como dato provisional, la autonomía es superior a los 450 kilómetros. El motor eléctrico del eje delantero se ha diseñado para conseguir una máxima eficiencia cuando se circula por ciudad o en recorridos interurbanos con poca presión sobre el acelerador, mientras que el del motor trasero determina el dinamismo de la conducción.

Una batería de iones de litio con una capacidad energética útil de unos 80 kWh (ciclo normalizado europeo) suministra la electricidad que necesita el vehículo. El consumo y la autonomía dependen en gran medida del estilo de conducción. El EQC equipa un mando con cinco programas de conducción: Comfort, Eco, Max Range, Sport y un programa adaptable según las preferencias del conductor.

El EQC dispone de serie de un cargador refrigerado por agua con una potencia de 7,4 kW para la recarga en casa o en estaciones públicas pero si se utiliza una Mercedes Wallbox, la carga es hasta tres veces más rápida. También está preparado para una potencia máxima de hasta 110 kW, siempre que lo permita la estación de carga correspondiente. En ese caso, el tiempo de carga previsto es de unos 40 minutos para un incremento del 10 al 80 % del estado de carga.

En marcha, la comodidad del EQC se complementa con el sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience), con numerosos contenidos como la autonomía, el estado de carga, el flujo energético, los programas de conducción, la intensidad de carga y la hora de partida. Es posible conectar la climatización con antelación para que el habitáculo tenga la temperatura deseada en el momento de ponerse en marcha.

El sistema de navegación específico calcula la ruta más rápida e incluye el tiempo de carga más corto. Además, la planificación de rutas reacciona a cambios de circunstancias, por ejemplo un accidente. El sistema facilita las estaciones de carga con un acceso cómodo a los postes de carga de numerosos proveedores.

La generación más reciente de sistemas de asistencia a la conducción de la marca se monta en el EQC. El paquete de asistencia a la conducción incluye nuevas funciones, como una adaptación anticipativa de la velocidad al acercarse al final de una retención. Si reconoce un atasco, el asistente activo de distancia reduce la velocidad a un máximo aproximado de 100 km/h. Si el vehículo se encuentra en una retención en la autopista, el sistema permite un guiado desplazado del centro del carril, con el fin de poder crear un pasillo para los servicios de emergencia.

El SUV eléctrico de Mercedes satisface las máximas exigencias en materia de seguridad pasiva. Además, se establecen para la batería y todos los componentes del sistema otras medidas de seguridad. En caso de accidente, el sistema de alto voltaje se desconecta automáticamente de forma reversible o irreversible en función de la gravedad detectada. Se han previsto puntos de separación donde los equipos de rescate puedan desactivar el sistema de forma manual.

Fotos

Vídeos