Ocho estudiantes en Granada crean el primer club para invertir en Bolsa con dinero real para universitarios

De izquierda a derecha, Juan José Fernández, David José Granados, Francisco José Maldonado, Antonio Manuel Suárez y Sergio Serantes./IDEAL
De izquierda a derecha, Juan José Fernández, David José Granados, Francisco José Maldonado, Antonio Manuel Suárez y Sergio Serantes. / IDEAL

Este viernes celebrarán una conferencia en Ciencias para dar a conocer su asociación y empezarán hacer sus primeras inversiones

ANDREA G. PARRAGRANADA

No le temen al mercado. A pesar de ser tiempos de incertidumbre, estos jóvenes emplean el tiempo en debates sobre cómo evoluciona el mercado bursátil y en qué empresas invierten. Han cambiado las cartas de la cafetería por los tableros económicos. Antonio Suárez, que es estudiante de Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad de Granada (UGR), ha creado en Granada el que es el primer club para invertir en Bolsa con dinero real para universitarios: el Global Investment Banking Club. Forman parte de la denominada Liga de Bolsa (https://ligadebolsa.com), que cuenta con otros 34 clubes y participan en la que ya es su VI edición.

El club granadino está formado por ocho personas. Suárez estudia Ingeniería de Telecomunicaciones, como ya se ha indicado, otros tres son estudiantes del doble grado de Física y Matemáticas, otros tres estudian Física y hay un último estudiante que hace Administración y Dirección de Empresas. «De los 35 clubes que existen, somos el único que abarca tanto porcentaje de estudiantes de carreras de ciencias e ingeniería debido a que nos hemos percatado de la alta demanda que hay en el sector financiero de perfiles transversales. A su vez, esperamos acabar aprendiendo a sacar la mayor rentabilidad posible a nuestros propios ahorros, y por ello hacemos uso de esta plataforma que nos permite aprender y poner en práctica lo aprendido», relata Antonio Suárez.

Hacen inversiones reales. «Tenemos reuniones cada semana de manera presencial o virtual (o cada dos semanas, en caso de estar muy liados con prácticas/exámenes) para que cada uno de los miembros (o pareja) presente la operación que quiere llevar a cabo, con el motivo y previsión de futuro de la misma. Votamos y efectuamos la operación elegida mediante el bróker que estamos usando. A día de hoy, tenemos pendiente llevar a cabo nuestra primera operación durante el próximo fin de semana (hemos estado creando recientemente toda la infraestructura necesaria y no hemos tenido ocasión de hacer ningún movimiento aún)», especifica este joven universitario que confiesa que conoció la Liga de Bolsa de mera casualidad navegando por LinkedIn y «a partir de ahí empecé a hablar con ellos y considerar las opciones de participar este año desde Granada. Y aquí estamos ahora –ríe-«.

Asimismo, apunta que se le ocurrió poner en marcha esta iniciativa porque, «a pesar de estudiar ingeniería, tengo inquietud por acabar trabajando en el sector directivo-estratégico de una empresa de reconocido prestigio, como la gran mayoría del resto de mi equipo. Y aunque tengo pensado hacer un MBA después de acabar mi máster habilitante de ingeniero de telecomunicaciones, quería empezar a aprender cuanto antes sobre cómo funciona el mundo financiero y adquirir las destrezas necesarias para llegar a ese puesto de trabajo que deseo». Este joven tienen las cosas claras: «Se trata al final de construir un perfil que te diferencie del resto; es decir, no tener solamente un título universitario, sino demostrar que eres una persona activa, ambiciosa y dispuesta a comerte el mundo entero. Precisamente por ello, todos los que estamos involucrados en este grupo consideramos que esta oportunidad de aprendizaje real nos puede abrir muchas puertas en el futuro, al tener perfiles técnicos y haber estado, además, 'jugando' con dinero real desde tan jóvenes», confiesa.

Este futuro ingeniero de Telecomunicaciones dice que «precisamente por el cambio tan frecuente que hay en los mercados, cuanto antes averigüemos las tendencias que se avecinan, antes podremos enfrentarnos a ellas y 'ponerlas de nuestra parte'. El Global Investment Banking Club al final es eso: un colchón que estamos usando para aprender sin tener miedo a perder, hasta que demos con la tecla para empezar a ganar».

La Liga de Bolsa «no es solo una competición (sana) entre clubes, sino también una oportunidad para lanzar nuestras carreras profesionales. En un mundo en el que las lecciones que se imparten en las clases son cada vez más obsoletas, tenemos la posibilidad de crecernos extracurricularmente con las becas, webinarios y eventos que se organizan a través de esta organización. A su vez, entre diferentes clubes estamos creando una amplia red de contactos (universitarios y profesionales) en este sector que nos sirve de apoyo para la toma de decisiones antes de invertir en Bolsa».

Una vez expuesto lo que hacen Antonio Suárez admite que todo esto puede sonar muy «friki», pero no es más que «el reflejo de una visión que compartimos entre todos los que formamos parte de estos clubes...». Agrega: «Otros preferirían estar todo el día de fiesta y no tener preocupaciones, pero nosotros nos hemos percatado a nuestra temprana edad de los retos a largo plazo a los que nos enfrentamos en el mundo laboral. Y con perfiles ambiciosos como los que despertamos nosotros para triunfar en la vida y dejar huella, hemos decidido dar el paso adelante con este nuevo proyecto que hemos creado: nuestro Global Investment Banking Club que participa en la Liga de Bolsa, aspirando a ganarla con la mayor rentabilidad posible. No nos echa para atrás cuán jóvenes o principiantes seamos porque, al final, lo único que hay que tener es un sueño y perseguirlo. Solo hace falta creérselo de verdad para que acabe convirtiéndose en realidad».

La manera de trabajar de este joven equipo se basa en quedadas puntuales para exponer los análisis convenientes de las empresas elegidas y debatir sobre cuál de ellas es la mejor de todas para invertir (siempre a medio y largo plazo). Es una manera de que los integrantes del grupo aprendan a negociar, debatir, exponer proyectos, empatizar y gestionar equipos, que son varias de las habilidades más demandas en el siglo XXI.

Son un club reciente. Empezaron a funcionar hace apenas un mes y medio y han organizado una conferencia para el viernes, día 30 de noviembre de 12.00 horas a 14.30 en la Facultad de Ciencias para darse a conocer, a la vez que ponentes expertos en los diferentes análisis darán una clase sobre los diferentes análisis que existen.

La constitución en sí consta del día 12 de octubre de 2018. «Sin embargo, hasta el viernes pasado hemos estado terminando de idear el planning organizativo que vamos a seguir de cara a las reuniones que vayamos a tener, así como creando también las cuentas de banco y broker (que nos ha llevado un poco más de tiempo). Mientras tanto, hemos aprovechado para estudiar el mercado y recibir formación por parte de los organizadores de la Liga de Bolsa, así como de uno de sus patrocinadores (Value School). De esta manera, queríamos aprovechar este viernes la conferencia que hemos organizado junto con LdB para presentarnos formalmente como un club ya sólidamente constituido que va a empezar a operar a partir de entonces. Concretamente, el 1 de diciembre ya hemos convocado la primera reunión para presentar nuestras propuestas de inversión y decidir cuál va a ser nuestro primer movimiento», concluye Antonio Suárez.

 

Fotos

Vídeos