Examinan el mecanismo de aprendizaje gustativo de pacientes con anorexia

Examinan el mecanismo de aprendizaje gustativo de pacientes con anorexia
Benjamin Watson, FLICKR

El proyecto de investigación CogniTastED, financiado con fondos del Programa HORIZONTE 2020 de la Comisión Europea, pretende revelar cómo lo que pensamos sobre la comida devalúa o revaloriza el sabor mismo de los alimentos, lo que puede conllevar desde pérdidas extremas del apetito y peso hasta ingestas compulsivas en pacientes con trastornos del comportamiento alimentario

EFEGRANADA

Un proyecto europeo que lidera la Universidad de Granada examinará los mecanismos de aprendizaje gustativo en pacientes con anorexia y bulimia nerviosa para intentar revelar cómo lo que cada uno piensa de una comida devalúa o revaloriza el sabor de los alimentos y puede condicionar el apetito.

El proyecto de investigación CogniTastED, financiado con fondos del Programa HORIZONTE 2020 de la Comisión Europea, pretende comprobar el efecto que tiene el pensamiento sobre el sabor de un alimento y determinar los mecanismos que pueden generar desde pérdidas extremas del apetito y peso hasta ingestas compulsivas en pacientes con trastornos del comportamiento alimentario.

La Universidad de Granada ha explicado en un comunicado que pretende convertirse en un referente nacional e internacional en el estudio científico de alteraciones centradas en la comida y la imagen como dietas extremas o ayunos prolongados, un objetivo enmarcado en la mayor incidencia de trastornos alimentarios.

El proyecto, que lidera el investigador adscrito al Instituto de Neurociencias y Departamento de Psicobiología de la Universidad de Granada David García-Burgos, acaba de arrancar para examinar los mecanismos de aprendizaje gustativo mediados por pensamientos disfuncionales en pacientes que sufren anorexia y bulimia nerviosa.

Pretende así revelar cómo lo que cada uno piensa sobre la comida devalúa o revaloriza el sabor mismo de los alimentos, lo que puede conllevar pérdidas de apetito o ingestas compulsivas.

A través de estudios preclínicos en humanos y modelos animales, los resultados obtenidos permitirán concebir nuevas estrategias preventivas, optimizar las intervenciones psicoterapéuticas y farmacológicas actuales y apuntar marcadores conductuales para su detección temprana.

La Universidad de Granada ha detallado que el objetivo último será aplicar los datos obtenidos en el laboratorio a la práctica clínica para mejorar la atención y tratamiento de pacientes y personas en riesgo por tener patrones de alimentación peligrosos.

El proyecto tiene una red estratégica de expertos e instituciones locales e internacionales de reconocido prestigio en psicopatología experimental, psicobiología, nutrición clínica, psiquiatría y alimentos funcionales y la dirección conjunta de la directora del Instituto de Neurociencias Federico Olóriz, Milagros Gallo, y la colaboración con Antonio Segura Carretero, director y coordinador del Centro de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional.

El proyecto suma a expertos internacionales líderes en la investigación sobre los trastornos alimentarios como el director de la Unidad de Investigación Integral sobre Desarrollo Social e Individual de la Universidad de Luxemburgo, Claus Vögele, o la del Centro de Psicoterapia y de la Unidad de Psicología Clínica y Psicoterapia de la Universidad de Friburgo, Simone Munsch.

 

Fotos

Vídeos