La integración se gradúa en la UGR

Foto de familia de los flamantes titulados por la Universidad de GRanada. /ALFREDO AGUILAR
Foto de familia de los flamantes titulados por la Universidad de GRanada. / ALFREDO AGUILAR

Los primeros diecinueve jóvenes con discapacidad intelectual que se gradúan en la UGR | La Facultad de Derecho acoge el acto de graduación del primer diploma de inclusión social y laboral de estas características en la Universidad granadina

ANDREA G. PARRAGRANADA

Éxito de aprobados. Éxito de la sociedad. Éxito de la Universidad de Granada (UGR). El paraninfo de la Facultad de Derecho acogió ayer viernes el acto de graduación del I Diploma de Formación en Inclusión Social y Laboral de Jóvenes con Discapacidad Intelectual. Es la primera oferta académicas de estas características en la institución universitaria granadina y en el territorio nacional. Se apuntaron diecinueve jóvenes con discapacidad y han terminado los diecinueve sus estudios.

Para David Peláez ha sido una «experiencia única». Habló en nombre de sus compañeros para agradecer el trabajo de sus profesores. «Nunca olvidaré estos ocho meses. Os echaré a todos de menos», dijo este estudiante tras acordarse de sus compañeros y de sus maestros. «Ojala que todos fueran como vosotros porque así todos aprenderíamos mucho», indicó. A María (de apellido Castaño y que les ha acompañado en este proceso para ayudarles dentro y fuera del aula) le agradeció que «nos hayas enseñado a ser pacientes».

Después de David tomó la palabra para hablar en nombre de todos, Cristina Sánchez, que dijo que «con empeño y esfuerzo se consigue todo». Asimismo, apuntó que han comprobado que son capaces de trabajar en una empresa y «nos han dicho que ellos también ha aprendido mucho de nosotros».

«Estudiar en la Universidad ha sido una experiencia única y espero tener un mejor futuro laboral» David Peláez | Estudiante

Cristina se dirigió directamente a la rectora Pilar Aranda: «Gracias por abrirnos las puertas de la Universidad de Granada». Y, Cristina no se olvidó tampoco de las familias de todos los graduados. «Gracias por querernos desde que nacimos. A veces se os olvida que somos mayores y con este curso habéis aprendido también vosotros a dejarnos volar», reflexionó.

Estas palabras las pronunciaron después de recibir la beca de manos de la rectora Pilar Aranda. Sonaron este viernes más aplausos y con más empeño que nunca en el paraninfo de la Facultad de Derecho, un lugar con solera y en plena plaza de la Universidad. La sala se llenó. Las familias y profesores fueron testigos de como «la inclusión es posible», tal como destacó Esperanza Alcain, directora del Secretariado para la Inclusión y la Diversidad de la institución universitaria granadina.

David, Cristina y el resto de sus compañeros han hecho prácticas en algunas empresas. Algunos de sus responsables estaban este viernes en la Universidad. David espera que este curso les abra más puertas en el mercado laboral. Ha hecho el prácticum en una tienda de ropa de deportes, pero tiene claro que donde quiere trabajar es en el Parque de las Ciencias. Asegura que le encanta la Ciencia y repite que estaría encantado de poder ser empleado del Parque de las Ciencias.

Desde enero han asistido a clase en el aulario de Derecho. Han tenido diferentes asignaturas y también prácticas. Cómo hacer un currículum y un video-currículum es una de las cuestiones que más les ha gustado. Antes de enero realizaron otras actividades. En el diploma se han implicado diferentes facultades, escuelas y colectivos de la Universidad granadina. Este viernes hubo agradecimientos para profesores, conserjes, estudiantes, entre otros.

El I Diploma de Formación en Inclusión Social y Laboral de Jóvenes con Discapacidad Intelectual se ha realizado en el marco del Programa Operativo de Empleo Juvenil 2014-2020, cofinanciado por Fundación ONCE, la Universidad granadina y el Fondo Social Europeo en la convocatoria para el desarrollo de programas universitarios de formación para el empleo dirigido a jóvenes universitarios con discapacidad intelectual inscritos al sistema de garantía juvenil. Este diploma es un título propio de la Escuela Internacional de Posgrado con dedicación académica total de 30 créditos ETCS. Han participado un total de 19 jóvenes con discapacidad intelectual que, tras la superación de la parte teórica, han realizado el periodo de prácticum en distintas empresas y entidades de la provincia de Granada. No han faltado a clase y están contentos con lo conseguido.

«Al principio tenía miedo, le doy las gracias a Pilar Aranda por abrirnos las puertas de la Universidad» Cristina Sánchez | Estudiante

Alcain defendió como con la puesta en marcha de este diploma, tras la firma de la rectora, se rompieron prejuicios y estigmas sociales. Con el acto de ayer viernes termina una etapa para estos diecinueve jóvenes, pero empieza una nueva en la que todos los que han participado en este programa esperan que tengan mejores perspectivas laborales.

En este diploma tanto el estudiantado como el profesorado han participado para que la inclusión sea una realidad. El personal ha puesto todo su empeño para que el «proteccionismo y el buenismo no tuviera cabida». Unos y otros apostaron por la normalización.

La directora del diploma puso sobre la mesa que iniciativas como esta, pionera en la Universidad granadina, ha hecho a los participantes «mejores personas» y a la institución universitaria le ha ayudado también a ser mejor.

«Gracias por ayudarnos a demostrar que la inclusión sí es posible» Esperanza Alcain | Directora del Secretariado para la Inclusión y la Diversidad UGR

Los alumnos diplomados hacen un balance muy bueno. David y Cristina inciden que ha sido una oportunidad «única» poder estar en la Universidad, aprender «muchas cosas» y conocer a nuevos amigos. Estos diecinueve universitarios este viernes dieron un ejemplo de que las aulas deben abrirse.

Los familiares aplaudieron a rabiar. El acto contó con una mujer intérprete de lengua de signos. Había abuelos, niños, padres, hermanos... que se sintieron orgullosos de sus universitarios. Los graduados estuvieron, además, acompañados por diferentes representantes de la ONCE, Diputación, Ayuntamiento, Junta de Andalucía y, por supuesto, de la Universidad granadina.