El falso mito de las carreras solo para hombres

Un grupo de chicas conoce las tripas de una máquina./IDEAL
Un grupo de chicas conoce las tripas de una máquina. / IDEAL

La UGR ha celebrado durante dos semanas un campus para chicas para despertar vocaciones para que cursen ingenierías

ANDREA G. PARRAGRANADA

«Hemos hecho una máquina impresora». Lo cuenta Cristina, que ha cursado segundo de la ESO y ha participado estas dos últimas semanas en la quinta edición del Campus Tecnológico Universidad de Granada (UGR) para chicas. «He visto cosas que nunca había visto en mi vida». Así de expresiva se muestra Martina Otero, que ha terminado tercero de le ESO y ha pasado unos días programando y construyendo en la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de la Universidad granadina. Es de Ogíjares, ha programado por primera vez y no tiene aún muy claro lo que quiere estudiar, pero está entusiasmada con todo lo que ha aprendido estos días.

Han sido cuarenta las alumnas que han participado en este campus, que tiene como objetivo despertar vocaciones entre las chicas para que cursen ingenierías. María Adela ha intervenido en un proyecto en el que han trabajado en un coche teledirigido con una aplicación para móvil. María Adela ha terminado cuarto de la ESO y en septiembre empezará el bachillerato tecnológico. Quiere estudiar Matemáticas combinado con alguna ingeniería, en un principio Telecomunicaciones. Esta joven tiene claro que quiere estudiar en la estación espacial.

18%
es el porcentaje femenino del alumnado de la Escuela de Informática de la UGR.
40
Es el número de chicas que han participado en el campus en Granada, y otras 29 en Ceuta.

Para Marta ha sido un desafío hacer algo desconocido para ella. Confiesa que le ha gustado mucho el campus y antes quería hacer el bachillerato de Ciencias, pero tras esta experiencia se decanta, de momento, por el tecnológico.

El campus ha sido gratuito para las 40 chicas de Granada y las 29 de Ceuta. En Granada el número de inscripciones fueron 111. María Isabel García, directora de la Oficina de Software Libre de la Universidad granadina y profesora titular del departamento de Arquitectura y Tecnología de Computadores, destacó que todas las alumnas tienen inquietud por saber, por construir y por aprender.

Han estado programando y también con el cacharrero propio de las ingenierías en los proyectos que han desarrollado, que presentarán hoy viernes. «El objetivo es que les guste», dice la profesora, que a su vez es un ejemplo de que las mujeres pueden y deben estar en las carreras técnicas. «Las carreras tecnológicas no son solo para chicos», defendió. «Esto es posible, pueden hacerlo, son capaces», subrayó. No es solo cuestión de chicos jugando al ordenador.

Cambio de tendencia

En los años ochenta la proporción era de aproximadamente 45% chicas y 55% chicos en Informática. Ahora globalmente es de menos del 20% chicas y más del 80% chicos. Todo un retroceso, según indica el director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones, Joaquín Fernández Valdivia. «Estamos en un 18% de chicas en la escuela frente al 82% de chicos», puntualizó.

En el último lustro ha habido mejoras en las estadísticas, pero «muy lentas. De un 1% o 2% anual lo que es claramente insuficiente». A todo esto se suma que «el mundo de la tecnología se está desarrollando y configurando solo con la visión de los hombres y creo que es una enorme pérdida que se esté diluyendo el punto de vista que aportan las mujeres en este campo. Aparte de las oportunidades laborales que pierden en un mundo laboral dominado actualmente por la tecnología», lamenta Fernández Valdivia. Todo en un campo con unas excelentes perspectivas laborales.

Sobre las medidas para fomentar la presencia de mujeres en estas carreras, Fernández Valdivia resaltó que «todo plan que se lleve a cabo para fomentar las carreras STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics) hay que valorarlo positivamente. El vicerrectorado que lidera Teresa Ortega ha puesto en marcha varias acciones en las que la Escuela de Informática y Telecomunicaciones colabora activamente».

En relación a los motivos de la escasez de mujeres en el área tecnológica, que cuenta con unas enormes salidas profesionales, el director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones indicó que no hay consenso sobre las razones por las que no hay chicas en las ingenierías. Se habla de factores como que se visualizan estás carreras como muy 'frikis' o individualistas y poco colaborativas o con poca proyección hacia mejoras efectivas en la sociedad. «Así, las mujeres se vuelcan más hacia carreras por ejemplo del mundo de la educación o la salud con la enorme pérdida de talento a la que conduce en el mundo de las ingenierías, talento que está volcándose hacia otras carreras», añade.

«Eso se une a los clichés que están socialmente establecidos en las que estas carreras se ven como carreras más masculinas que femeninas. También afecta la falta de publicidad o proyección de referentes femeninos en estas carreras que los hay y son muchos y muy significativos. Pero no hay consenso global. Sólo indicios. Lo que esté claro son los datos que indican que desde los años 80 hasta ahora, el número de mujeres que estudian carreras de Ingeniería es cada vez menor y hay que luchar activamente para revertir la situación por el bien de la sociedad», sentencia.

Fotos

Vídeos