UGR

La Escuela de Informática impartirá clases en el edificio de CCOO por falta de aulas

Aula de trabajo en el edificio Forem de CC OOpara la Facultad de Informática./A. G. P.
Aula de trabajo en el edificio Forem de CC OOpara la Facultad de Informática. / A. G. P.

El centro del campus de Aynadamar tiene «importantes problemas de espacio» y está a la espera de la construcción de un nuevo edificio

ANDREA G. PARRAGRANADA

Un piso alquilado para investigar. Unos bajos alquilados para impartir clase. Y ahora la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de la Universidad de Granada (UGR) prepara un nuevo traslado en esta ocasión a espacios del edificio de CCOO –Forem, frente a la Escuela de Gerencia– para impartir clases de másteres y se han habilitado también espacios –despachos– para una treintena de profesores. Ya se han mudado la mitad y en las próximas fechas lo harán el resto. «No se han impartido aún clases. Las aulas no estaban acondicionadas y aún hoy, faltan detalles, pero se solventarán. Algunos profesores ya tomaron posesión de sus despachos antes del verano y, aunque aún quedan flecos, se irán instalando todos los que los departamentos han indicado en las próximas semanas», explica el director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones, Joaquín Fernández Valdivia.

En este centro del campus de Aynadamar asisten a clase más de 2.000 estudiantes e imparten docencia e investigan más de 180 profesores. «Somos el séptimo centro de la Universidad por número de estudiantes, tras los cinco grandes (Ciencias, Filosofía y Letras, Ciencias de la Educación, Empresariales y Derecho) y tras Farmacia», valora Fernández Valdivia.

En los espacios del edificio Forem era donde CCOO impartía cursos de formación y empleo. «Son aulas típicas de cursos de formación para pocos estudiantes. Por eso pueden ser útiles en másteres», especifica el director de la escuela universitaria. Era un aulario para cursos de formación, no para impartir docencia universitaria o acoger profesorado. «Se ha tenido que hacer un gran esfuerzo para acondicionarlo, que ha llevado meses (red, reacondicionamiento de mobiliario y laboratorios, personal...). Lo único que puede impartirse, de momento, son los másteres científicos que comienzan en octubre. Tienen unas necesidades más limitadas de espacio y laboratorios y pueden desarrollarse en esos espacios. Pero es impensable poder llevarse allí un primer o segundo o tercer curso de grado. No hay aulas de dimensión adecuada», reivindica. Además, podrán celebrarse seminarios y reuniones docentes o de investigación. Han acondicionado espacio para el profesorado de departamentos con necesidades acuciantes.

En este inmueble, el conocido como edificio de CCOO, la Escuela de Informática y Telecomunicaciones cuenta con cuatro aulas medianas para impartir teoría, dos laboratorios de unos 24 puestos y dos seminarios pequeños. A eso hay añadir una zona para estudiantes. Se han ha acondicionado espacio para profesores en ocho despachos. «Aprovecharemos el espacio al máximo como siempre hemos hecho cuando se nos ha cedido o alquilado un inmueble. Pero son soluciones parciales caras que no terminan de resolver el problema de fondo y es que nuestro edificio nunca se terminó por completo», lamenta Fernández Valdivia.

El actual edificio de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones, en el campus de Aynadamar, ya nació «pequeño (y eso que era una segunda sede), y seguimos con problemas estructurales parecidos a los que ya teníamos hace 15 años».

«En las condiciones actuales sufrimos una saturación prácticamente total de espacios. Son varios los rectores y equipos de gobierno que se han comprometido a darnos una solución definitiva, pero hasta la fecha no ha sido posible, de forma que se han arbitrado soluciones parciales que no terminan de resolver el problema de raíz», recuerda mientras agradece cualquier iniciativa que «apoye nuestras reivindicaciones y comprendemos que la situación económica de la Universidad no es buena. Comprendemos las muchas necesidades de todos los centros y comprendemos que hay que priorizar según los parámetros que marque cada equipo de gobierno. Sólo esperamos que alguna vez nos llegue a nosotros el turno para terminar las infraestructuras pendientes».

En el nuevo plan plurianual de infraestructuras que ha elaborado el equipo de Pilar Aranda se incluye el nuevo edificio para la Escuela de Informática. «Estamos muy agradecidos por incluirnos (nuestra actual rectora es una firme defensora de las TIC), pero no hay fecha para hacer efectivo el plan porque faltan recursos económicos para llevarlo a cabo y por tanto es, en la práctica, papel mojado. El compromiso de apoyarnos sigue intacto (y eso es siempre de agradecer), pero no hay plazos ni recursos para hacerlo efectivo», reivindica.

Falta un ala –la que completaría el edificio de docencia y otro de investigación que ya hay– con aulas y laboratorios adecuados, despachos para departamentos, más espacio para secretaría y estudiantes, zonas comunes… «Un edificio para de verdad ser un soporte para pensar en más estudiantes y nuevos títulos relacionados con las profesiones digitales tan necesarios para una sociedad que nos los demanda cada día con más fuerza y si nuestra Universidad no da respuesta, verá comprometido nuestro futuro como centro de referencia TIC tanto nacional como internacional».

El anterior alcalde, Francisco Cuenca, habló en campaña electoral de la cesión de un terreno municipal anexo a la actual sede de la Escuela de Informática para ese tercer edificio que reivindican. Ahora habrá que ver qué dice el actual regidor. «Sinceramente espero que sí –haya compromiso–, porque creamos riqueza para la ciudad de Granada que poco a poco se va configurando como una isla tecnológica dentro de España y ese objetivo debería ser transversal a la política y a los políticos o partidos que gobiernen en cada momento».