Las dudas ante un Brexit salvaje frenan los 'erasmus' entre la UGR y el Reino Unido

Las dudas ante un Brexit salvaje frenan los 'erasmus' entre la UGR y el Reino Unido
ALFREDO AGUILAR

Los convenios firmados garantizan el intercambio de estudiantes entre la Universidad de Granada y Gran Bretaña hasta 2020, pero los nuevos acuerdos están paralizados

CARLOS MORÁN y A. G. PARRAGRANADA

Pablo y Andrés cursan el grado de Estudios Ingleses en la Universidad de Granada (UGR). Ambos han solicitado y obtenido una plaza de las que oferta el célebre programa Erasmus para continuar su formación el año que viene en Edimburgo, en el Reino Unido.

Pablo y Andrés saben que Gran Bretaña está al borde de un Brexit (la salida de la Unión Europea) salvaje o, como mínimo, abrupto. El parlamento de aquel país ha rechazado por una abrumadora mayoría el plan que, se suponía, iba a garantizar un divorcio amistoso y ordenado. Y ahora mismo no hay más alternativa que el caos que supondría una separación traumática. Pero Pablo y Andrés no tienen tiempo para preocuparse por asuntos geopolíticos. Están de exámenes y no pueden entretenerse en hacer cábalas sobre su futuro.

Ellos no lo saben, pero existe la posibilidad de que sean dos de los últimos 'erasmus' de la UGR que puedan formarse en el Reino Unido. Es cierto que lo más probable es que esa contingencia no llegue a darse nunca, pero nada puede descartarse en este mundo en el que todo lo que no podía ser ha sucedido. El hecho de que en el referéndum del Brexit ganasen los partidarios de abandonar la UE es una buena prueba de ello.

Lo que sí parece seguro es que la estancia de Pablo y Andrés en 2020 en Edimburgo está garantizada. Los convenios 'erasmus' ya firmados entre la UGR y el Reino Unido tienen vigencia hasta que acabe ese año, según detalló a IDEAL Wenceslao Martín-Rosales, director académico de la Internacionalización de la universidad granadina. Pero a partir de ese límite temporal no hay certezas. La rúbrica de nuevos acuerdos, para los que ya había financiación de la UE y más cuantiosa que en ocasiones anteriores, está paralizada, reconoció Martín-Rosales. «Nos han aconsejado que no hagamos nada hasta que no se aclaren las cosas. Suponemos que será cosa de tres o cuatro meses, pero nadie lo sabe (...)», explicó el responsable universitario los problemas que está generando la amenaza de un Brexit por las bravas.

«Reino Unido -agregó Martín-Rosales- es uno de los destinos preferidos de nuestros estudiantes, y, evidentemente, un Brexit duro no será nunca bueno desde el punto de vista de la movilidad académica. Aunque en condiciones normales, tenemos convenios con las universidades británicas hasta el 2020, no podemos predecir qué ocurriría si el Reino Unido saliera de forma brusca», reiteró el director académico de la Internacionalización de la UGR.

En este sentido, aclaró que están «pendientes» de las «decisiones e informaciones» que lleguen tanto de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas) como de «la Agencia Nacional Erasmus española, que, a su vez, están en permanente contacto con las instituciones homólogas del Reino Unido», dijo Martín-Rosales.

Los datos confirman que, efectivamente, Gran Bretaña es uno de los destinos preferidos por los estudiantes de la UGR que se embarcan en la aventura del intercambio. Además de Pablo y Andrés, los dos alumnos de los que se habló en el arranque de esta información, otros 800 estudiantes de la Universidad de Granada han pedido una plaza en el Reino Unido para el curso académico 2019/2020. Sin embargo, esa cifra será al final sensiblemente inferior. «Las solicitudes son siempre muy superiores a las 'movilidades' que realmente se realizan por razones muy diversas: cuestiones familiares, personales, económicas o puntuación obtenida en la convocatoria, entre otras. Aunque aún es pronto para dar cifras definitivas, ya que aún estamos en plazo de aceptación de plazas, las cifras de que disponemos arrojan un total de 168 estudiantes aceptados en esta convocatoria, pero, reitero, no es definitivo», manifestó Martín-Rosales.

Por supuesto, los alumnos de la UGR que ya están en el Reino Unido, que son 161, no tienen nada de qué preocuparse.

Y lo mismo sucede con los estudiantes «procedentes del Reino Unido que actualmente se encuentran en la Universidad de Granada, que son 115», relata Martín-Rosales, quien puntualiza que no todos esos jóvenes son de nacionalidad británica: también hay 'erasmus' de otras países que están formándose en el Reino Unido y piden hacer un curso en Granada.

Martín-Rosales espera que esa relación no se rompa por culpa de un Brexit salvaje, pero reconoce que está preocupado y apenado. «Esta situación es triste, precisamente por los lazos que históricamente nos unen con las universidades británicas».

Declaración

A finales del pasado 2018, y cuando aún no era una realidad la alternativa de un Brexit descontrolado, universidades españolas y británicas firmaron una declaración conjunta en la que expresaban su inquietud por lo que podría ocurrir cuando se materializase la salida del Reino Unido de la UE, que estaba prevista para el próximo mes de marzo.

La Comisión Europea lanzó en 1987 el primer programa Erasmus, que en 2014 se extendió a todo el mundo y pasó a denominarse Erasmus Plus. Según los cálculos de los promotores de la iniciativa, en Europa hay un millón de personas nacidas de matrimonios entre 'erasmus'. A la vista de este dato, Martín -Rosales concluye que «seguramente» es el proyecto que más ha hecho por la «cohesión europea». No exagera: un millón de hijos 'erasmus' son muchos hijos.