La catedrática de la UGR Elisa Valero, primera mujer del mundo que gana el Swiss Architectural Award

La catedrática de la UGR Elisa Valero, primera mujer del mundo que gana el Swiss Architectural Award

Se trata de uno de los premios de arquitectura más prestigiosos del mundo, y los concede un comité consultivo compuesto por arquitectos y críticos de reputación internacional

R. I. GRANADA

Elisa Valero Ramos, catedrática del departamento de Expresión Gráfica, Arquitectónica y en la Ingeniería de la ETS de Arquitectura de la Universidad de Granada (UGR) ha sido la ganadora de la sexta edición del Swiss Architectural Award, uno de los premios internacionales de arquitectura más prestigiosos del mundo, por la Swiss Architectural Foundation, con la colaboración de la Università della Svizzera italiana – Accademia di architettura (Academia de arquitectura)de Mendrisio y el apoyo de la Fondazione Teatro dell'architettura y de la Fondazione per le Facoltà di Lugano dell'Università della Svizzera italiana.

La catedrática de la UGR se ha convertido en la primera arquitecta del mundo que logra este prestigioso reconocimiento, y es la segunda española que lo consigue, después de José María Sánchez García (en la cuarta edición del premio, 2013-2014).

El Swiss Architectural Award tiene el objetivo de promover una arquitectura atenta a las cuestiones éticas, estéticas y ecológicas contemporáneas, así como favorecer el debate público. El premio, que asciende a 100.000 francos, se entregará a la ganadora el próximo 15 de noviembre de 2018 en el Auditórium del Teatro dell'architettura (Università della Svizzera italiana - Accademiadi architettura, Mendrisio), durante una ceremonia que marcará también la apertura de la exposición de los trabajos presentados por los candidatos.

Elisa Valero ha sido seleccionada entre 32 candidatos procedentes de19 países, ganando la edición con el mayor número de participantes desde el nacimiento del premio hasta el día de hoy.

El Jurado ha atribuido por unanimidad el Swiss Architectural Award 2018 a Elisa Valero por la ampliación de un edificio escolar en Cerrillo de Maracena (Granada, 2013-2014), por las viviendas experimentales en Granada (2015-2016) y por la iglesia de Playa Granada (2015-2016).

Para el jurado, «la arquitectura de Elisa Valero está animada por un tenaz empeño personal y por una investigación original de los aspectos constructivos que le permiten, utilizando recursos limitados, responder a las condiciones impuestas por los programas funcionales, sublimándolas en espacios de gran calidad».

El jurado ha reconocido en el trabajo de Elisa Valero una íntima consonancia con los objetivos del Swiss Architectural Award: premio que se propone favorecer, a través de la implicación de las tres Escuelas de arquitectura suizas, el debate público sobre las potencialidades de la arquitectura.

El jurado de la sexta edición ha sido presidido por Mario Botta y ha estado compuesto por Riccardo Blumer (director de la Academia di architettura; Mendrisio - USI), An Fonteyne (profesora en el departamento de arquitectura del Politécnico Federal de Zúrich), Francis Kéré (profesor titular en la Academia di architettura; Mendrisio - USI) y Paolo Tombesi (director del Institut d'Architecture dell'Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne).

Nacida en Ciudad Real en 1971, Elisa Valero Ramos es arquitecta por en la ETSA (Escuela Técnica Superior de Arquitectura) de Valladolid desde 1996. En el año 2000 obtuvo el doctorado en la ETSA de Granada, ganando en 2003 una beca de la Academia de Españaen Roma. Autora de cinco publicaciones monográficas, ha sido crítica y profesora visitante en numerosas facultades de arquitectura europeas y en la UNAM de Ciudad de México. Actualmente es catedrática de Proyectos Arquitectónicos en laETSA de Granada.

Valero describe de esta forma su trabajo: «en un momento cultural en que la densidad del ruido es enorme apuesto por la arquitectura que actúa en silencio, serenamente, sin llamar la atención. Me interesa la vivienda, el paisaje, la precisión, la economía de medios y de recursos expresivos. No me interesan las modas. Me interesa más la constancia que la genialidad, la coherencia que la composición artística, y entiendo la originalidad como el redescubrimiento del genuino sentido de las cosas. Me interesa la arquitectura enraizada en la tierra y en su propio tiempo. Acepto los condicionantes de la arquitectura como las reglas de un juego muy serio y divertido que procuro jugar con coherencia y rigor. Aunque hablar de servicio está poco de moda, entiendo que el trabajo del arquitecto es por antonomasia un servicio para hacer más amable la vida de las personas. Noble oficio que procura hacer un mundo más bello, más humano, una sociedad más justa. La arquitectura no es tarea para nostálgicos sino para rebeldes».

Swiss Architectural Foundation (Fundación Suiza para la Arquitectura), nueva denominación de la BSI Architectural Foundation, con sede en Lugano en la Università della Svizzera italiana(USI), es una fundación activa en la promoción de los conocimientos, la formación y la investigación en el sector de la arquitectura y tiene como objetivo favorecer la colaboración entre la Università della Svizzera italiana– Accademia di architettura de Mendrisio ylos Politécnicos federales de Zúrich (Departamento dearquitectura D-ARCH, ETHZ) y de Lausana (Institut d'Architecture, EPFL).

La Fundación prevé la institución del Swiss Architectural Award, un premio internacional de arquitectura que se concede cada dos años y que promueve una arquitectura atenta a las cuestiones éticas, estéticas y ecológicas contemporáneas, favoreciendo el debate público. La Fundación está presidida por Charles Kleiber.

Fotos

Vídeos