El 50% de los alumnos con discapacidad se queda en la ESO

El 50% de los alumnos con discapacidad se queda en la ESO
Pepe Marín

«Es un campus necesario. No es una oportunidad», reivindica Pablo Muñoz que el próximo curso estudiará Derecho

Andrea G. Parra
ANDREA G. PARRA

«Es un campus necesario. No es una oportunidad». Así reivindica Pablo Muñoz el programa 'Campus Inclusivo, campus sin límites', que este año incluye por primera vez Ceuta y Melilla. Pablo es ceutí –vive allí– y ha estado en la capital de la Alhambra participando en esta actividad que «nos sirve como puente entre el bachillerato y la Universidad». Este viernes compartía impresiones en la Universidad granadina con sus compañeros en el complejo administrativo Triunfo donde se hicieron varias fotos.

En selectividad ha conseguido un 11,3. Va a cursar Derecho en la Universidad de Sevilla porque allí estudió su hermana y dice que conoce mejor la ciudad. «En Granada me perdería en sus calles porque no las conozco», ríe. Desde pequeño confiesa que ha estado «trabajando» para que 'su Asperger' no sea una barrera. Explica, con voz firme y detallando antes en qué consiste el citado síndrome y que le gusta mucho hablar sobre coches, que el campus ha sido «muy bonito».

María del Carmen Loma está en bachillerato aún. Va a hacer segundo. Irá a la Universidad, pero aún no tiene claro en qué se matriculará. Ayudada por una intérprete de lengua de signos reseña que le gusta la literatura y la historia. «Tengo discapacidad auditiva desde hace un par de años. Es hereditaria y fue muy duro», detalla.

Esta joven, que vive en Melilla, subraya que hay barreras en el día a día. En el instituto está acompañada por una intérprete, cuando va al médico u otras estancias necesita ese apoyo. Apunta que se ha avanzado, pero «todavía nos queda por luchar para que nos acepten y entiendan nuestras necesidades». Esta joven, que está valorando si inicia algún blog o acción relacionada con la escritura, porque le gusta mucho, señala que lo pasó muy mal cuando empezó a tener problemas auditivos.

Superación

Pablo Herrera, que ha participado en el campus sin límites, está muy contento con la experiencia. Él tiene una «disgrafía» en la mano. Estudiará a partir de septiembre el grado de Magisterio bilingüe en la UGR. Tiene una nota de 10,95. Pablo resalta que sus compañeros han demostrado estos días que las dificultades de cada jornada son capaces de superarlas. Él relata que desde pequeño se ha esforzado para poder cursar la carrera de Magisterio. En el campus han participado quince jóvenes con y sin discapacidad. La profesora Esperanza Alcaín es la directora del campus inclusivo 2019. Según los datos aportados por esta docente, en la Universidad granadina hay unos quinientos estudiantes con discapacidad.

Isabel Martínez, comisionada de Universidades de la Fundación ONCE, declaró que la tasa del 5% reservada para estudiantes con discapacidad se cumple en las universidades españolas. También hay chicos con discapacidad que optan a la Universidad sin ese cupo. En España hay algo más de 20.000 estudiantes con discapacidad en las universidades, lo que representa el 1,8%. «Cada año entran más de dos mil estudiantes con discapacidad en las universidades españolas. Aunque pueda parecer mucho, si se compara con Estados Unidos y Canadá es un porcentaje escaso. El 50% de los chicos con discapacidad en España se queda en Secundaria. Y todavía son minoría los que hacen la Universidad», valoró Martínez.

Hizo un reconocimiento al «esfuerzo» de universidades como la granadina en políticas de inclusión. «Tenemos universidades que van a velocidad de crucero como la UGR en políticas de inclusión». Señaló que los últimos años de Secundaria y bachillerato es «la etapa menos inclusiva» de todo el itinerario formativo de los chicos con discapacidad, donde menos apoyos encuentran. Alumnos con necesidades educativas especiales hay más de medio millón en España, de ellos con discapacidad hay unos 300.000 menores.

Sobre el programa

La rectora de la Universidad granadina, Pilar Aranda, destacó la importancia del programa Tránsito en el que trabajan con Educación para que no se pierdan estos jóvenes en su paso del bachillerato a la carrera universitaria. Insistió en que se hacen actuaciones para que se pierda el miedo en los estudiantes y también en las familias.

El programa 'Campus Inclusivo, campus sin límites' de la Universidad granadina está financiado por Fundación ONCE, Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, y Fundación Repsol. Ha colaborado la Dirección Provincial del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en Ceuta y Melilla, y la Consejería de Educación de la Ciudad Autónoma de Melilla, y de la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Han desarrollado, desde el pasado día 14, actividades académicas, culturales y de ocio que permiten a los estudiantes beneficiarios de Granada, y por primera vez de Ceuta y Melilla, conocer la Universidad y las orientaciones profesionales que se les ofrecen. El objetivo es que el estudiantado con discapacidad y otras necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE) no abandone los estudios al término de la educación obligatoria, y continúe con su formación hasta finalizar la educación superior.