El campus pide más autobuses

Decenas de estudiantes suben a un autobús de la línea U2, camino de Cartuja/
Decenas de estudiantes suben a un autobús de la línea U2, camino de Cartuja

Los cambios en las líneas urbanas, unidos a unas obras, colapsan a diario la entrada y salida a las facultades de Cartuja

ANTONIO SÁNCHEZ

Ocho de la mañana. La LAC descarga en Triunfo a decenas de universitarios que se dirigen al campus de Cartuja en autobús. Los estudiantes se desplazan cien metros hasta la parada del U2, que les espera en la avenida de Constitución. Allí aguardan a la línea que les conducirá hasta la facultad. Un bus llega procedente de la Plaza Einstein, pero está lleno. No abre las puertas y toca esperar siete minutos más, hasta la llegada de otro U2. Para algunos, ya es tarde.

El nuevo sistema de movilidad de los autobuses urbanos ha sorprendido a miles de universitarios que, a la vuelta de vacaciones, se han encontrado con un problema que no tenían en junio. A ello hay que unir unas obras para la mejora de la iluminación, accesibilidad y aparcamiento en Cartuja que no finalizarán hasta diciembre, según informó la delegación de estudiantes de la Universidad de Granada.

Como consecuencia, para cientos estudiantes acceder al campus de la Zona Norte de Granada se ha convertido cada mañana en una auténtica odisea a la que todavía no se le ha puesto remedio.

«Las líneas de autobuses están haciendo todo bastante difícil, ya que la frecuencia y el número de líneas que suben hasta el campus de Cartuja está siendo bastante escaso. Quizá hay demasiados autobuses en horas que no se necesitan, pero en hora punta hay autobuses que no pueden parar porque no tienen capacidad para más», afirma Gorka Martín, secretario de la delegación de estudiantes.

Los estudiantes consideran que «está siendo insuficiente el trabajo realizado desde Movilidad», por lo que solicitan al Ayuntamiento de Granada «aumentar la frecuencia y el número de vehículos en hora punta para evitar una masificación que hace complicado llegar a hora a clase».

«Se solucionará»

El área de Movilidad del Ayuntamiento de Granada reconoce, en palabras de su concejala, Telesfora Ruiz, que estas líneas han sido «las últimas en ponerse a punto» y que se han «observado» los primeros días de subida al campus de Cartuja para responder a la demanda de los estudiantes. Ruiz está convencida de que los problemas «se solucionarán, ya que mientras haya demanda hay que prestar el servicio». Una de las medidas puestas en marcha desde este lunes es que autobuses de la línea U2 partan, vacíos, desde Triunfo para así recoger solo a los viajeros que deja la LAC.

A pesar de que los problemas continuaron este lunes, Ruiz recalca que a lo largo de las próximas jornadas «se ajustará mejor la frecuencia de las líneas», a la vez que apunta que «en los primeros días de clase hay una masificación de alumnos que luego no se prolonga durante el resto del curso. No obstante, Rober irá adaptando el paso de las líneas en función de las necesidades de los usuarios».

Asimismo, Movilidad recuerda que las obras existentes en el campus «contribuyen a que haya más viajeros, porque los que iban antes en su propio coche suben en bus». La edil concluye que no cree que las líneas universitarias «sean las que más problemas de frecuencia tengan».

Asimilar las nuevas líneas

La implantación de la LAC y la reestructuración de líneas redujo también el tráfico en el campus de Cartuja de la UGR, al que ahora solo acceden U1, U2 y U3, mientras que antes lo hacían 20 -hasta su desaparición-, 20D, 8, C y U. Las diferentes zonas de la ciudad se han visto afectadas de forma proporcional.

Por un lado, está La Chana, desde donde ahora parte una única línea (U1), que pasa cada diez minutos en hora punta, algo que para los universitarios resulta insuficiente. Antes el 20D cubría una ruta similar con una frecuencia de treinta minutos, pero en las horas de mayor afluencia de usuarios reforzaba su enlace con Cartuja.

La conexión con el resto de la ciudad ha sido la más afectada, según los universitarios. Actualmente, la línea U2 cubre el recorrido que antes trazaba el U, pero con un pequeño desvío hacia Triunfo para poder recoger todos los pasajeros del centro y sus barrios próximos que aporta la LAC. Antes, las líneas 8, U y C aglutinaban a estos usuarios. La frecuencia del U2, que solo funciona de lunes a viernes, es de cinco minutos en hora punta. Este lunes resultó insuficiente.

Más descargada de viajeros asciende hasta el campus la línea U3, que cubre un trazado similar al que realizaba la línea 8, pero sin introducirse en centro, yendo por Camino de Ronda, por el que suben al campus menos universitarios.