Rosa Marchal: pionera en el sector del aceite y tuitera

«Lo más importante es saber que no existen límites», dijo la empresaria

L. CÁDIZALCALÁ LA REAL.
Rosa Marchal (izq) junto a Ana Loli Rubia durante la mesa redonda. :: MANUEL BÉJAR/
Rosa Marchal (izq) junto a Ana Loli Rubia durante la mesa redonda. :: MANUEL BÉJAR

Rosa Marchal es de esas mujeres que ha abierto camino en esta provincia, y en el sector del aceite. Nacida en Martos y emigrante a León siendo adolescente, nunca olvidó su origen y se declara, desde que era una niña y aún hoy a sus 55 años, una «enamorada» de su tierra y de sus aceites de oliva. En el año 1981, siendo ya Licenciada en Química, y junto a su marido (zoólogo de profesión) decide instalarse en Martos y montar el laboratorio CM Europa para el análisis químico de aceites, aunque ahora también abarca otras áreas como la ingeniería o la formación.

Rosa explicó ayer que más del 60 por ciento de su personal son titulados y son mujeres, «aunque a mi me da igual si son hombres o mujeres, lo que yo pido es un mínimo de conocimiento, de querer hacer y de compartir con los demás, y da la casualidad, que en ese perfil, han encajado más mujeres».

Cuando ella se decidió a montar la empresa, junto a su marido, era ella la que controlaba el sector, «aunque ahora el sabe más de aceite que yo». «Eso fue hace 32 años y en el Colegio de Químicos ni siquiera sabían que papeles eran necesarios para un laboratorio así», contó.

Explicó que las primeras veces, cuando iba a las almazaras y preguntaba, y veían que ella era la que llevaba la empresa, «me decían que a qué hora preparaba yo la comida en casa». Ahora su empresa da empleo a 11 personas todo el año, y a 40 en temporada de campaña.

Encuentro

Y a pesar de toda esta trayectoria, no deja de mostrar interés, de querer aprender y de innovar. Rosa Marchal está muy implicada en las nuevas tecnologías y las redes sociales. Hasta el punto de que, cada año, el 14 de febrero, por aquello de que son todos «enamorados» del aceite, convoca un encuentro de tuiteros en Martos, para hacer catas y debatir sobre este aceite «siempre desde el punto de vista del consumidor, no es un encuentro técnico».

«Lo más importante es saber que no existen límites», dijo la empresaria parafraseando una frase de Jean Paul Gaultier.