Gestamp Linares se lanza al mercado del coche eléctrico de la mano de Renault

El proyecto, adjudicado hace algo más de un año, se ha materializado en la fabricación de 39 componentes para el modelo Twizy y un millón de euros de inversión en la planta

IRENE TÉLLEZLINARES.
Gestamp Linares fabrica 39 piezas del Renault 'Twizy'. :: ENRIQUE/
Gestamp Linares fabrica 39 piezas del Renault 'Twizy'. :: ENRIQUE

La apuesta por las energías renovables que hace poco más de un año se puso en marcha en la planta linarense de Gestamp Automoción también está afectando a su actividad principal, la fabricación de componentes para el automóvil, gracias a la apuesta por modelos más sostenibles por parte de grandes fabricantes, como es el caso de Renault.

Fruto de la apuesta de Gestamp Linares por la fabricación de componentes para los vehículos híbridos o electrónicos, Renault ha presentado en la fábrica de la ciudad minera -a través del concesionario Japemasa- su modelo eléctrico Twizy del que, según ha explicado Antonio Talavera, gerentes de Gestamp, 39 piezas se fabrican en la planta linarense que se dirigen a la fábrica que la automovilística francesa tiene en Valladolid.

Inversión

Este proyecto, que fue asignado a Gestamp Linares hace algo más de un año, ha supuesto una inversión en medios de producción de más de un millón de euros, y se enmarca en la labor de diversificación de clientes que lleva a cabo la empresa.

«La fabricación de las piezas de este vehículo supone continuar con nuestra labor de iniciar proyectos innovadores, en este caso con un vehículo eléctrico aunque también estamos trabajando con un vehículo híbrido. Son series más cortas, que necesitan inversiones, pero que son proyectos importantes dentro de esa labor de innovación», destacó Talavera, quien señala que en el caso de las adaptaciones necesarias para generar las 39 piezas del modelo Twizy se ha realizado una inversión de más de un millón de euros y que, además, ha favorecido la creación de dos puestos de trabajo.

Asimismo, desde Gestamp destacan que, a pesar de que la producción de estos vehículos sostenibles supone una producción más limitada, y por tanto unas cargas de trabajo más cortas, la apuesta por vehículos de nueva generación supone la apertura de nuevos mercados que «ante la situación complicada del país permite mantener los puestos de trabajo, así como la apuesta por las energías renovables hace unos años».

Jornadas

Por su parte, Gerardo Pérez, gerente del concesionario Japemasa Automoción de Linares, destacó durante la presentación del vehículo a la plantilla de Gestamp Linares -en unas jornadas en las que se ha pretendido concienciar a los trabajadores de la importancia de la calidad del trabajo que se realiza- destacó el carácter de movilidad sostenible a través de un modelo 100% eléctrico.

«Es un cambio absoluto en lo que se refiere a la movilidad en la ciudad, con una repercusión medioambiental cero, que además es un orgullo porque se trata de un vehículo fabricado en España y que cuenta con numerosas piezas hechas en la planta de Gestamp Linares, lo que es una apuesta por la creación de puestos de trabajo», subrayó Pérez.

La llegada del proyecto junto con Renault, iniciado algo más de un año, forma parte del programa de diversificación de la actividad desarrollado desde Gestamp Linares con el fin de mejorar la situación de la fábrica tras la grave crisis del sector de la automoción desde finales de 2009.

Recuperar empleos

Desde entonces, la planta linarense ha podido recuperar a la decena de empleados que tuvo que ser trasladado a otras plantas españolas de Gestamp ante la caída de la carga de trabajo para la fabricación de componentes automovilísticos. El contrato con Siemens para la construcción de las estructuras metálicas para dos campos solares en España, y que podría ser ampliable a cinco y la confianza del resto de las plantas españolas de la firma para derivar parte de sus pedidos en automoción hasta Linares ha favorecido asegurar el centenar de empleos existentes.