San Ildefonso: un barrio que disfrutan todos los jienenses

Céntrico y castizo, todo Jaén discurre a diario por allí

ANTONIO ORDÓÑEZJAÉN.
La Puerta del Ángel, junto al convento de Las Bernardas y frente al parque de La Alameda. :: FRANCIS J. CANO/
La Puerta del Ángel, junto al convento de Las Bernardas y frente al parque de La Alameda. :: FRANCIS J. CANO

El de San Ildefonso es uno de los barrios con más arraigo y tradición de la capital. Céntrico como él solo, este castizo entramado de callejuelas, donde destacan entornos como la plaza de San Ildefonso, la Puerta del Ángel o el parque de La Alameda, es un barrio por el que discurren no sólo sus vecinos, sino todos los jienenses. El ser foco de centenarias tradiciones, o simplemente su amplia oferta hostelera, hacen que en su día a día se aprecie un ir y venir de ciudadanos de todas partes, que fluyen entre los vecinos de toda la vida.

La historia de este barrio de la capital se remonta a siglos atrás. Pero incidiendo en su historia más cercana, a mediados del siglo pasado era un barrio poblado eminentemente por labradores y por profesionales de distintos oficios. Las cercanas huertas provocaron que fueran numerosos los agricultores que vivían en el barrio; pero además, las calles eran un entramado de locales donde se desarrollaban los oficios más dispares (herreros, canteros, yeseros, canasteros, carpinteros, fabricantes de aperos de labranza, etcétera).

Pero eso comenzó a cambiar a partir de los años setenta. El crecimiento de la ciudad fue reduciendo el espacio para la labranza, y los oficios comenzaron a ir desapareciendo de manera gradual. A partir de ahí la actividad de San Ildefonso iría cambiando, y los antiguos locales de profesionales irían convirtiéndose paulatinamente en establecimientos hosteleros; hasta llegar al punto de que hoy se puede decir que este barrio registra sin duda la mayor concentración por metro cuadrado de bares, tabernas, restaurantes y pubs de la ciudad. Eso ha hecho que si el barrio ya era frecuentado por su situación céntrica, en las últimas décadas esa afluencia de vecinos de otros barrios sea mayor y son muchos los jienenses que pasan gran parte de su ocio en San Ildefonso.

Aunque cuando nos referimos a los vecinos que sí viven en el barrio, todavía quedan muchos que nacieron allí, o que llevan décadas residiendo en este castizo barrio. Son un número importante que mantienen unas relaciones estrechas, porque desde hace años se ven a diario, coinciden en los pequeños establecimientos del barrio, comparten un aperitivo en los bares más tradicionales, etcétera.

Edad media alta

La Asociación de Vecinos Puerta del Ángel estima que en torno a 12.000 personas podrían vivir en lo que es el barrio y su zona de influencia. Junto a las viviendas unifamiliares (que hay bastantes en algunas zonas concretas), destacan los bloques de no más de cuatro plantas; con el inconveniente de que la mayoría de ellos no cuentan con ascensor. La existencia todavía de un gran volumen de población mayor -de los vecinos originarios- hace que la edad media del barrio sea alta, entre los 45 y los 50 años.

El barrio además es foco de tradiciones. De él salen algunas de las procesiones más importantes de la Semana Santa, de la Feria de la Virgen de la Capilla, etcétera. Patrimonialmente, el barrio cuenta con grandes joyas, como la iglesia que le da nombre al barrio o el convento de 'Las Bernardas'.

Fotos

Vídeos