Los sobredotados de la UJA recibirán una beca de 600 euros si investigan

La institución quiere atraer alumnos de excelencia y por eso realiza talleres para ellos cuando todavía están en el instituto

MÓNICA LOPERAJAÉN.
Estudiantes realizando un examen en la Universidad. :: IDEAL/
Estudiantes realizando un examen en la Universidad. :: IDEAL

Además de no cobrarles la matrícula y de regalarles un ordenador portátil a los alumnos que llegan a la UJA con Matrícula de Honor, la institución universitaria jienense hace una firme apuesta por la excelencia intentando captar también a los jóvenes con altas capacidades intelectuales, esto es, a los sobredotados. Quiere que estudien en sus aulas y para ello no sólo también les regala un portátil, sino que les ofrece ayudas tanto en forma económica como académica.

Así lo destaca la vicerrectora de Estudiantes e Inserción Laboral, Adoración Mozas, que recordó que el año pasado la UJA ya inició un programa de talleres para sobredotados de los institutos jienenses. «Normalmente, son alumnos que se distraen en clase porque no necesitan que les repitan los conocimientos y llegan a aburrirse», recuerda Mozas, que indica que tanto para cuatro de los alumnos que ya participaron el curso pasado como para otros nueve que se han detectado este año en la Universidad, la UJA ha puesto a su disposición un programa de becas, específico y único en toda España, por el que se les da una retribución económica, en torno a los 600 euros, a cambio de que participen en un grupo de investigación de la Universidad de Jaén. En estos momentos, señaló la vicerrectora, esas 13 personas «están eligiendo en qué grupo quieren desarrollar esa labor».

Del mismo modo, este curso se volverán a impartir los talleres para alumnos sobredotados de Bachillerato y también de los dos últimos cursos de la ESO. Concretamente se celebrarán dos, todavía por determinar, que tendrán lugar los viernes por la tarde para no interrumpir su actividad académica.

Temas interesantes

Hay que recordar que el curso pasado se impartieron tres talleres que versaron sobre química, arqueología y seguridad en Internet y en los que participaron una treintena de alumnos sobredotados. En el primero, los alumnos aprendieron como la química forma parte de la vida diaria mediante experimentos programados. En el segundo, sobre 'Criptografía y Hackers: seguridad y espionaje en el ciberespacio', trataron tanto la criptografía como las técnicas de los piratas informáticos. Y en el último taller, los sobredotados pudieron conocer los distintos trabajos que realizan los arqueólogos desde la prospección, hasta la localización de sitios en superficie, la excavación o el estudio de los materiales.