Fernán Cardama ilusiona a los chicos y grandes con su nueva gran obra de títeres en Alcalá la Real (Jaén)

Fue presentada en el Convento de Capuchinos y trata de un pez que quiere volar y de un pájaro que quiere nadar, sueños que se realizan

SANTIAGO CAMPOSALCALÁ LA REAL.
Fernán Cardama, con esta obra, hace reír y llorar y sobre todo sabe lo que es la amistad. :: S. C./
Fernán Cardama, con esta obra, hace reír y llorar y sobre todo sabe lo que es la amistad. :: S. C.

Fernán Cardama volvió ayer al escenario de sus éxitos, el municipio alcalaíno. Después de haber dejado Titerreal por la crisis económica, ha vuelto con nuevas ilusiones. Y lo hizo a lo grande, con su nueva obra 'Cuatro alas, entre el cielo y el mar'. Y allí, rodeado de niños pequeños y padres entusiasmados, trazó una pequeña historia de amor, de un pez, 4 alas que quería volar y de un pájaro, Picos, que quería nadar. Y en medio de todo, la amistad, una amistad que está por encima de todo y que hace que los hombres sigan luchando por ella.

'4 alas, entre el cielo y el mar' es la historia de 4 alas, el pez volador que más volaba en el mundo. Él se hace amigo de Picos, un albatros que le enseña a perfeccionar su vuelo.

Gracias a la amistad que nació entre los dos, 4 alas logra volar como un ave y Picos nadar como un pez, pero el coro de merluzas, que es quien legisla en el mar, lo sentencia: «lo que haces está alterando el orden, todos los animales quieren probar cosas nuevas. Estas en este mundo solamente para nadar».

Solitario y triste 4 alas se refugia en el fondo del mar. Picos, guiado por su amistad, lo intentará rescatar, pero la sentencia sigue allí.

Esta es la historia de cómo un pez, 4 alas, aprendió a volar y de los obstáculos que tuvo que superar para poder hacerlo.

'4 alas entre el cielo y el mar' es un espectáculo contado con elementos del mundo de la pesca. Quiere transmitir la importancia de luchar por lo que se anhela para ser feliz; la amistad como elemento fundamental para lograrlo y la tolerancia con las diferencias.

En esta obra, como en otras muchas que ha ideado y representado, Fernán Cardama sabe llegar al corazón de los más pequeños y en el espectáculo se ve que eso gusta a los niños, porque ríen y se ponen serios, porque sueñan y creen en la amistad. Cardama ha tenido una gran proyección ultimamente, pero a pesar de tener que haber abandonado Alcalá la Real, este argentino-alcalaíno ha vuelto y está agradecido, porque Titerreal ha sido como una inyección que le ha servido para hacer más y mejores espectáculos y eso se traduce en que lo llaman de diversos lugares de España para que sus títeres sean reales.

Fotos

Vídeos