Medio Ambiente apuntalará Puente Mocho en Chiclana de Segura (Jaén)

La plataforma que persigue la restauración de la vía romana considera que es un paso muy importante

JOSÉ A. GARCÍA-MÁRQUEZCHICLANA DE SEGURA.
Puente Mocho en Chiclana de Segura. :: J. A. G- M./
Puente Mocho en Chiclana de Segura. :: J. A. G- M.

La movilización ciudadana ha dado resultado. Medio Ambiente va a destinar 50.000 euros en obras de emergencia que permitan salvar este vestigio histórico levantado en mampostería de piedra caliza en los primeros años del imperio romano, que perteneció a la nueva Vía Augusta y que fue cruce de las tres vías romanas que se dirigían a la Sierra, al Levante y al Condado.

Desde la plataforma Pro Restauración de Puente Mocho, bandera desde hace meses de las iniciativas encaminadas a la rehabilitación de este deteriorado puente de tres tramos con distintos ejes directrices, longitud aproximada de cien metros, se estima que se trata de un paso decisivo para evitar la caída del viaducto romano a medio camino entre Beas de Segura y Chiclana de Segura. El portavoz de la plataforma, Antonio López, asegura que las gestiones realizadas por su colectivo, junto a las de los ayuntamientos de Beas y Chiclana han dado resultado porque la delegación de Medio Ambiente, a través de su responsable José Castro, se ha mostrado muy receptiva. Han comprobado que por Puente Mocho transita una vía pecuaria de gran valor. «Tanto ella como el viaducto corren peligro de hundimiento por lo que las obras se van a llevar a cabo con urgencia, en cuanto baje el caudal del Guadalimar que con las últimas lluvias circula generoso en aguas».

Las obras consistirán en calzar los dos principales arcos del puente, faltos de pilares y con amenazantes grietas. Cultura, que tramita la declaración del puente como Bien de Interés Cultural, supervisará las obras y establecerá el marco de actuación conveniente para que el visitante pueda comprobar con facilidad la estructura antigua de la parte rehabilitada.

Antonio López manifiesta que es un primer paso importante, pero que su plataforma va a seguir recogiendo firmas, tienen ya cerca de 2000, para que se acabe realizando una actuación integral dentro de un enclave con abundantes restos ibero-romanos.

Valor histórico

Monumento de incalculable valor histórico y arquitectónico, Puente Mocho, así llamado por carecer de pretiles, tiene una estructura de grandes dimensiones, con dos cuerpos y seis ojos, cuatro de ellos en la orilla de Chiclana y dos en la de Beas. En uno de sus arcos, bajo el que corre el agua del río Guadalimar, persiste una amenazante grieta. También está muy erosionado por su parte norte, la que recibe mayor fuerza de la corriente, con amenaza de derrumbe de los sillares que la comparten. Con todo, su construcción primitiva, a base de aparejo de sillares a cuerda y tizón, además de alguna restauración medieval, denota la solidez que le ha permitido llegar hasta nuestros días. Sobre su suelo, el Icona ejecutó hace unos años un firme de losa y mortero para preservar su desmoronamiento y hacer más fácil la utilización para el paso de rebaños y pastores.

Siglo I

Levantado en el siglo I después de Cristo, sobre sus arcos coincidieron viajeros que iban y venían de Cástulo, Guadix o Cartagena. Lleno de historia y de literatura, por Puente Mocho peregrinó a menudo Santa Teresa de Jesús en su tránsito fundacional. En uno de esos pasos la santa realizó su primera fundación en Andalucía: el convento de las Carmelitas descalzas de San José del Salvador, en Beas de Segura (1.575). Tres años después alcanzó la Sierra de Segura San Juan de la Cruz y se cuenta que sobre la gastada piedra de Puente Mocho escribió algunas estrofas místicas de su 'Cántico Espiritual'.